…¡¡¡le va a salir!!! Anoche presenciamos un poco de historia en Asunción. El Tomba ganó por primera vez en su historia fuera de Argentina por torneos internacionales y se subió a la cima del grupo 6 aguardando por Atlético Mineiro – Sport Boys. Los goles de Ángel González llevaron a los de Bernardi a seguir sumando.

El Expreso jugó un partido clave, no por lo que pueda llegar a resultar en la Copa CONMEBOL Libertadores sino que por lo que significaba jugar en Asunción contra el puntero del torneo paraguayo, de visitante, luego de tres derrotas consecutivas. Un marco que quizás generaba algunas dudas al principio pero que, con el correr de los minutos, se fueron develando o aclarando.

La primera jugada clara del partido fue para el Tomba. Ángel González quedó mano a mano con el golero Muñoz de Libertad y no pudo resolver bien, definiendo de manera débil frente al arquero local. Así Godoy Cruz llegaba y avisaba, que pensaba ser protagonista ¡y bienvenido era! Pero luego fue mermando esa intensidad y comenzó a crecer un poco más Libertad que, sin tanta posesión de pelota, en una jugada de pelota parada lateral (por desatenciones defensivas de los dirigidos por Bernardi) llegó al 1-0 parcial de manera inmerecida quizás porque el Tomba reaccionó y tomó el guante.

Comenzó a adelantar las líneas y a basar su juego en su eje que, con el correr de los partidos, develamos clave: Gastón Giménez. El formoseño comenzó a «hablar con la pelota» como se le pide habitualmente a los que llevan la «10» y manejó los hilos del equipo. Basados en una defensa que fue ganando en entradas y pelotas divididas con el correr de los minutos, llegó el momento en donde una pelota larga cruzada de Andy Henríquez le permitió al goleador de la noche, Angelito González, (tras un pésimo intento de pase de pecho de Néstor González a su arquero) pelearla hasta el final y conseguir la igualdad antes del descanso. 1-1 y al entretiempo.

Parecía que en el complemento el Tomba se lo llevaba por delante sin dudas, pero no pasó. La imprecisión reinó en la cancha y ambos equipos no llegaban de manera clara. Todo parecía que iba para el 1-1 final, hasta el cambio de Lucas Bernardi de reemplazar a Javier Correa (delantero de área) por Leonel Galeano (defensor central) daba a entender que el DT rosarino «firmaba el empate», pero…

… (siempre hay un pero en la historia del Tomba) ¡¡no fue así!!. Tras un tiro de esquina (que quienes estaban al lado de la jugada dicen que no fue), una serie de rebotes dejó la pelota en los pies de Pol Fernández que, abajo del arco, se la cedió a Ángel González (quien había quedado de «9» de área) y éste, la mandó a guardar. 2-1, final (tras un susto en la última de Libertad que se fue por arriba del travesaño) y delirio de los más de 1000 tombinos presentes en Asunción.

Ahora se viene Banfield en el torneo local y Sport Boys en la Copa Libertadores, con un panorama internacional alentador y uno nacional para ponerle más de uno ojo encima.

Lee el testimonio de todos los jugadores desde Asunción, a continuación:

Foto de portada: Diario El Liberal (Paraguay)

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!