El Tomba llegó a San Juan con la necesidad de ganar para seguir prendido en la lucha por el último cupo a la Copa Sudamericana 2018. No desarrolló un fútbol muy vistoso pero fue efectivo, cumplió con la historia y se llevó tres puntos que vienen bien de cara a lo que falta.

Godoy Cruz en los primeros minutos de partido decidió esperar un poco al rival y no arriesgarse en defensa. Es por ello quizás, que las primeras jugadas no fueron tan claras para ninguno de los dos equipos: el local porque no encontraba espacios (buena defensa del Expreso) y el conjunto de Lucas Bernardi porque no terminaba de soltarse en ataque.

Recién a los 20 minutos, avisó el conjunto mendocino. Primero con un centro de Ángel González para el Morro García (que por poco no conectó) y luego un remate de cabeza de Gastón Giménez que se fue por arriba del travesaño. Crecía el Bodeguero y ya no era dominado, sino que se animaba a más. Así fue que llegó el gol a los 40 minutos: pase a las espaldas de Casierra de Andy Henríquez para Fabrizio Angileri, que la peleó hasta el final, y le dio un pase al Morro para que solo la empuje y ponga el 1-0 que sería parcial al descanso.

El complemento arrancó de manera más vertiginosa, anticipando lo que sería: un constante ida y vuelta. Llegó en tres ocasiones el rival en los primeros cinco minutos pero nunca pudo concretar. Y los goles que no se hacen en un arco…

…los hace el Tomba en el otro. Gran pared entre el Tonga Giménez y el Morro a los 13 minutos para dejar al uruguayo mano a mano con Ardente y que haga lo mejor que sabe hacer: definir. 2-0 para el Expreso con todo el segundo tiempo por delante.

Así las cosas, desde los 20 hasta el final, fue un clásico infartante. Minutos después descontó el rival y cuando todo parecía complicarse: penal para el Expreso por bruta mano del lateral adversario en el área. Agarró la pelota Javier Correa y vio como, tras patear, Ardente le desvió el remate y dejó todo igual: 2-1.

Sobre los minutos finales, Godoy Cruz se refugió más en defensa esperando a que termine el encuentro y basado en un rendimiento común (porque siempre ataja bien en todos los partidos) de su capitán, Rodrigo Rey, y la solidez que le dio la defensa central de Leonel Galeano y Sebastián Olivarez, el Tomba aguantó el resultado y se llevó una clásica victoria a Mendoza.

Ahora, se viene Atlético Mineiro el martes para cerrar la fase de grupos y la fiesta, en Brasil, será completa.

Foto de portada: Diego Parés – Diario Los Andes

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!