Godoy Cruz cayó derrotado contra River en un pobre partido del equipo de Bernardi por 2-1. El gol tombino lo marcó Javier Correa (quizás lo más positivo de la noche). El análisis del encuentro, a continuación en De un Rincón Bodeguero.

En los primeros minutos de juego ya quedó bastante claro que esperaba Godoy Cruz en este partido. Explotar la espalda de Milton Casco con la velocidad de Ángel González principalmente, es decir, apostar al contraataque y darle la posesión de la pelota a River Plate, algo arriesgado sin dudas por el buen pie de los volantes del equipo dirigido por Marcelo Gallardo.
Más allá de todo la primera clara de peligro fue para el Tomba. Recorte con la pelota desde la derecha para el centro del área por parte de Angelito que lo dejó solo a Javier Correa frente a Batalla pero una buena respuesta del arquero rival, lo privó al Tomba de la ventaja inicial. Parecía así que veríamos un Expreso mucho más activo en ataque que el partido pasado contra Racing en Avellaneda, pero solo fue un espejísmo de lo que pasó después.

Como dijimos, River agarró la pelota (porque el Bodeguero lo dejó) y manejó los hilos del partido a gusto y placer. Así, circulando la pelota fue encontrando espacios que supo aprovechar a los 20 minutos del partido cuando Gonzalo Martínez filtró entre líneas la pelota y dejó solo a Lucas Alario que definió entre las piernas de Rodrigo Rey. 0-1 y, a partir de ahí, River fue amplio dominador del juego, eso sí sin profundizar ni disparar al arco de Rey.

Esa indecisión en la posesión del rival, permitió al Tomba con más garra que juego llegar al empate. Pelotazo a dividir que ganó Juanfi Garro, se la peinó a Correa que sacó un potente remate y dejó sin respuestas a Batalla. 1-1, delirio del pueblo bodeguero y, minutos más tarde al descanso así.

El segundo tiempo fue más de lo mismo desde el arranque con la diferencia que Godoy Cruz no pateó en ningún momento al arco del arquero rival. Y así es complicado ganar un partido. Recién a los 35 minutos Correa se perdió el segundo tras un remate desviado pero nada más que eso. Y para colmo de males…

… un error entre Rey y Ortiz de mala comunicación terminó en un córner para el rival que luego fue el 1-2 para River tras un cabezazo de anticipo de Rodrigo Mora a Luciano Abecasis (que se resbaló) y Gastón Gímenez (que no hacía un gol hace 365 días exactos). Así en el momento que menos lo merecía el rival se puso en ventaja aunque cabe aclarar que antes, que la victoria, hubiera sido más justo para el Expreso el empate ya que jugó a eso por no tener en ningún momento del complemento una clara vocación ofensiva para ganar el encuentro. Es por eso que decimos que tentó a la suerte para empatar el partido, pero salió mal la jugada y perdió, ahora habrá que hacerse cargo y corregir los errores de cara a lo que viene.

Final y ahora arranca la gira por Santa Fe y Asunción, con mucho que mejorar, sin dudas para seguir peleando por un lugar en las Copas 2018 para el torneo local y para pasar de fase en la Copa Libertadores.

Foto de portada: Diego Pares – Diario Los Andes

 

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!