En el marco de un especial más en De un Rincón Bodeguero por los 96 años de la fundación de nuestro querido Godoy Cruz de Mendoza hablamos con los protagonistas que fueron parte de esta rica historia. A continuación, Rubén Almeida, el motor de juego del equipo que hizo historia y logró el ascenso a la B Nacional en 1994.

“Para todos nosotros Godoy Cruz fue una segunda casa, siempre lo dijimos, pasábamos más tiempo que en nuestra casa. Nos ayudó muchísimo a crecer como personas, como futbolistas, uno siempre está muy agradecido al club”, así define al Tomba uno de los protagonistas que hizo historia hace casi 23 años allá en Misiones.

Al club lo ve “pasando por un muy buen momento en cuanto a lo deportivo estando firme en la Copa Libertadores que es un sueño que era impensado para un hincha de Godoy Cruz hace un tiempo. En el campeonato lo veo bien y con mucha alegría porque están llegando muchos chicos del club y otros se están afianzando. Ojalá podamos seguir por ese camino”.

Sobre aquella epopeya lograda en Misiones, comenta: “ese equipo tiene un gran mérito por lo que se logró en un campeonato tan duro, de muchos equipos. Fue un logro muy importante, muy sacrificado, muy luchado. A partir de ahí fue un antes y un después en el club ya que era impensado ver a Godoy Cruz donde está y ver donde estábamos”.

En cuanto a la cantidad de jugadores surgidos de inferiores que han disputado partidos durante este 2017, es algo que considera “una alegría para todos nosotros, siempre les decimos que ellos tienen que ser referentes del club. Lo bueno es que cada vez hay más chicos del club y estoy seguro que nos va a dar muchas alegrías más todavía”, aunque reconoce: “a los chicos uno intenta siempre hablar con ellos, aconsejarlos de apoyarlos sobre todo cuando no le salen las cosas.

Destaca “lo del ascenso fue lo máximo en el club”, aunque sabe bien “Godoy Cruz a todos los hinchas nos ha dado muchas satisfacciones y alegrías: los ascensos a primera; ver a Godoy Cruz debutar en la Copa Libertadores”.

Para estos 96 años, su deseo es que el Tomba “siga creciendo el club como lo está haciendo, en cuanto a la infraestructura a lo institucional que lo viene haciendo muy bien. Nosotros, como sueños, soñábamos con jugar en primera, entonces ¿por qué no soñar en ganar la Libertadores?”.

Foto de portada: Archivo Diario Los Andes

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!