Godoy Cruz perdió 2-1 ante Racing en el Cilindro de Avellaneda. Jugando mal, el equipo de Bernardi se puso en ventaja en el amanecer del segundo tiempo, pero no lo pudo sostener y se lo dieron vuelta.

El primer tiempo de Godoy Cruz fue desastroso por donde se lo mire. En principio, porque el esquema propuesto por Lucas Bernardi fue extremadamente mezquino. El DT Bodeguero plantó un 5-4-1 (porque Garro fue volante) que no se entendió para que fue diseñado, ya que el Tomba se defendió toda la primera parte. Racing tuvo seis o siete chances claras para irse arriba en el marcador, pero estuvo impreciso y, como siempre, Rodrigo Rey apareció en todo su esplendor. Correa se vio muy sólo, Silva no participó en la generación de juego, y los centrales despejaban como podían. A esto se limitó el Expreso en el primer tiempo, que con las ausencias de Gastón Giménez y Pol Fernández se esperaba que tuviera menos la pelota, pero de ninguna manera imaginábamos que se iba a jugar tan mal. Godoy Cruz se fue al descanso con un empate 0-0, que significaba un premio muy grande para lo poco (casi nada) que hizo.

El principio del segundo tiempo fue una fotografía del primero. Racing arremetía contra el área rival y el Bodeguero se defendía. Pero Racing empezó a atacar con tanta gente que empezó a dejar espacios, y fue ahí cuando Godoy Cruz comenzó a contragolpear. A los 7 minutos, en una de las primeras contras del Expreso, Javier Correa aprovechó una de las pocas que tuvo y luego de un rebote de Agustín Orión, la mando a guardar para que la Bodega delire y se ponga 0-1 arriba.

Luego del gol, la Academia se mostró desconcertada y fue con todo en búsqueda del empate. Sin embargo, el Tomba no entendió el momento del partido, y, aún con el ingreso de un jugador explosivo como González, siguió esperando al local en su propia área. Las ocasiones para los de Avellaneda eran cada vez más, y lo único seguro en la defensa del visitante era su arquero Rey. Pero Rodrigo aguantó hasta los 39 minutos, cuando luego de un córner, la pelota cayó en el área chica y el “Pulpo” González sólo tuvo que empujarla. Racing empataba merecidamente e iba con todo a dar vuelta el resultado. A los 43, y en el momento más crítico del Expreso, Henríquez se hizo expulsar de manera infantil y dejó al equipo con 10. Aprovechando la situación, Bou apareció con toda su jerarquía en minuto de descuento y dejó al conjunto mendocino con las manos vacías.

Godoy Cruz jugó el peor partido de la era Bernardi. Perdió el invicto, le dieron vuelta el partido y tuvo (como máximo) 5 chances de gol. Jamás entendió como jugar el encuentro, ni siquiera cuando iba ganando, y eso lo pagó muy caro. Ahora, será cuestión de trabajar en la semana para poder mejorar la performance de hoy, que fue deplorable.  Si este equipo puede suplir las bajas que tuvo para esta fecha, sobre todo la de “Pol”, tiene oportunidades de llevarse un buen resultado ante River.

Foto de portada: Télam

Por admin

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!