Parte del análisis, realizado en cuatro entregas, que se encargará de intentar explicar el momento del Expreso en estas siete jornadas iniciales de la temporada 2022. En esta entrega: los puntos que el Bodeguero mejoró durante la competencia.

Sin dudas lo más notorio que consiguió el Expreso en estas siete jornadas fue el progreso en la apertura del arco rival. De hacer únicamente dos goles en los primeros tres encuentros, pasó a convertir ocho en los siguientes tres. ¿Qué cambió del partido contra Tigre o Aldosivi al de Independiente o Huracán? La efectividad. Las que tuvo contra el Rojo, Huracán o mismo la T en Córdoba, las metió.

Los números dicen que, en las tres primeras jornadas del torneo, Godoy Cruz generó un promedio de casi 17 remates, siendo casi 5 de esos francos remates al arco, pero… hizo solo dos goles. Esa puntería es la que cambió de Rosario Central para acá y permitió al Bodeguero cosechar más puntos.

Se abrió el arco
El Profeta del gol, Salomón Rodríguez, cambió la cara al equipo en los metros finales. Tres goles en cinco partidos para el uruguayo. Foto: Prensa Godoy Cruz

De Rosario a Córdoba, pasando por el estadio Malvinas Argentinas contra Independiente, realizó un promedio de 12 disparos por encuentro, pero afinó la puntería. Uno de cuatro remates fue al arco rival y, lo más importante: ¡nueve! fueron gol, ¡un 75% de efectividad! Es decir, Godoy Cruz mejoró y ahora, cuando patea al arco, es para ir preparando la garganta para gritar el grito más lindo de todos.

Martín Ojeda y Ezequiel Bullaude se destaparon y encontraron, nuevamente, ese nivel que tanto deslumbró en el fútbol local (e internacional) en 2021. Además, encontraron un socio que comenzó a pagar lo invertido por el club en él: Salomón Rodríguez. Entre ellos tres convirtieron todos los goles del Expreso desde el encuentro ante Rosario Central a la fecha. Esa sociedad tripartita le trajo a Diego Flores un alivio a la hora de marcar goles y conseguir resultados.

El resto del análisis del inicio de 2022 para el Expreso

Puntos altos: actitud y vocación de juego ofensivo
Puntos bajos: pelota parada, irregularidad y localía.
Intentó, pero no logró resolver: posicionamiento defensivo, pelota parada y valla invicta

Foto de portada: Prensa Godoy Cruz

error: Content is protected !!