Tras la eliminación en Copa Argentina contra Rosario Central, Mauricio Larriera dialogó con la prensa en el estadio de Instituto y aseguró ser lo suficientemente «autocrítico» para revertir la situación.

El entrenador del Expreso aseguró que en el momento es «bastante difícil de digerir esto» por ser «un golpe que pasa una vez en la vida». Detalló que «no se supo resolver un partido que vino demasiado favorable y que no lo hayamos resuelto, es un golpe durísimo para mí como responsable y para el equipo también».

Respecto a los cambios realizados, detalló en referencia al primero (Correa por Garro) que la idea fue «buscar refresco por cómo estaba parado Central. Darle otra impronta al ataque con Javier» ya que «el partido no estaba en el ataque en sí, había que resolverlo y se nos presentaban las oportunidades, el espacio y la pelota».

Lejos de buscar excusas en los polémicos fallos arbitrales admitió su parte: «la responsabilidad es totalmente del entrenador. Soy responsable, siempre. En las malas soy responsable por no poder encontrarle la vuelta» y afirmó estar «muy amargado, hay cosas que me reprocho y cosas que no».

Acerca del rival y el radical cambio del primer al segundo tiempo del equipo bodeguero, comentó que en el entretiempo le comentó a los jugadores que el partido no estaba cerrado, «sabíamos como iba a ir a buscar el partido Central y lo fue a buscar así, el error fue la falta de convicción de ir a buscar el tercer gol».

Foto de portada: Archivo De un Rincón Bodeguero

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!