Después de más de tres meses sin rodaje de partidos oficiales, Godoy Cruz afrontó un mes que dejó mucho para analizar desde distintos aspectos. Tuvo rivales de jerarquía enfrente y un rendimiento acorde a lo que se pedía hasta que al final, una mano de KO lo dejó desorientado. Las razones, a continuación, en De un Rincón Bodeguero.

Para arrancar nos remontamos a la segunda semana de este mes, más precisamente al miércoles 08 de marzo, donde se produjo el debut del Expreso en la tercera participación bodeguera en la Copa CONMEBOL Libertadores contra Atlético Mineiro, un rival que en la previa metía respeto.

El encuentro fue totalmente distinto a lo que se podía esperar. Al minuto golpeó el Tomba con un gol de Javier Correa para ponerse en ventaja y luego, en ningún momento (hasta la expulsión de Danilo Ortiz) se vio superado por el elenco brasilero. Cortó los circuitos de juego del conjunto visitante, no le dejó ni un metro a los cracks internacionales como Robinho o Fred (que si les das espacio, te liquidan) y llegó varias veces al arco rival con peligro explotando la velocidad de Ángel González en el contraataque para desbordar constantemente y asistir a los delanteros. El Expreso no mereció empatar y, si igualó, fue por un grave error arbitral que le dio un penal al elenco Galo que Fred cambió por gol. 1-1, final y los síntomas después de tanto tiempo eran alentadores. Un debut aprobado.

Correa festeja, el Tomba le gana al minuto 1-0 a Atlético Mineiro. Foto: Marcelo Ruiz – AP

Luego, el viaje a Rosario para enfrentar a Central. Un cambio de esquema (se implementó el 3-3-3-1 de Bernardi) pero con un estilo similar de juego: todos comprometidos con la recuperación de la pelota y libertad de ataque para los laterales cuando se presentaba la oportunidad para hacer más ancho el campo de juego y así abrir la defensa rival. Más allá de eso, no fue hasta un error de Javier Pinola que el Bodeguero pudo ponerse en ventaja tras un pase del Juanfi Garro que solo tuvo que empujar Gastón Giménez (posible gracias a lo marcado antes de que todos subían en ataque). Se ganaba por fin de visitante en el torneo y comenzaba a aceitarse lo que pretende Lucas Bernardi para el equipo: presión alta, recuperación y contra con la mayor cantidad de jugadores posibles en ataque.

Siguiente parada, San Lorenzo en Mendoza. Quizás el mejor partido del corto ciclo que lleva adelante por ahora el DT rosarino. A lo bueno que se hizo en Rosario con la defensa se le sumó un poco más la tenencia de la pelota y la circulación de los jugadores para abrir espacios. Más allá de eso, que recién comenzaba a aparecer (y está en el ideal del entrenador para desarrollar en los siguientes encuentros), la contra siguió siendo el fuerte por lejos. Así llegaron los goles de Pol Fernández, que en el primero acompañó la jugada –muy bien llevada por Correa sin dudas- (como el Tonga en Rosario) y solo la tuvo que empujar y luego cambió por gol el penal para el 2-0 final.

Pol y el equipo festejan el 1-0. Foto: DyN

La última estación del Expreso en marzo fue Avellaneda y, menos mal que fue la última. Si bien llegaba diezmado por las bajas en la semana de Pol Fernández, Tonga Giménez y Walter Serrano, fue un desastroso partido del equipo en todos los aspectos que hubiera hecho que la victoria parcial que se conseguía fuera injusta. En ningún momento propuso juego, se defendió todo el encuentro y, si no fue goleado, fue por Rodrigo Rey. No hay mucho para analizar porque el equipo no jugó la mayoría del encuentro, como luego comentó Bernardi. Racing le metió una mano de knock-out y lo dejó desorientado al Tomba que fue salvado por la campana del cierre de mes y ahora, deberá reaccionar rápido para un abril muy cargado que viene por delante.

Párrafo aparte para la figura del mes, el arquero y capitán, Rodrigo Francisco Jesús Rey que sus altísimos rendimientos fueron claves en algunos resultados de Godoy Cruz pero eso, es para analizar justamente en la figura del mes.

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!