A pesar de que por estas horas es todo desazón en el mundo Godoy Cruz por la eliminación de la Copa Argentina, existe una posibilidad (aunque sea remota) de disputar un torneo internacional el próximo año. ¿Cómo es eso? Detallado a continuación.

Godoy Cruz no podrá jugar la Copa Libertadores 2018, es oficial. Quedar eliminado contra Rosario Central fue el golpe definitivo que lo dejó fuera de carrera al Expreso conducido por Mauricio Larriera, pero aún así puede disputar un torneo más desde febrero del próximo año: la Copa Sudamericana.

¿Qué tiene que darse? Lanús debe ganarle a Gremio y salir campeón de la Copa Libertadores de América, Independiente de Avellaneda de la Copa Sudamericana (juega la semifinal contra Libertad de Paraguay), y Rosario Central ganar la Copa Argentina o, al menos, llegar a la fase final (si es que del otro lado de la llave llega River a la final).

¿Por qué? El campeón de los torneos continentales tiene plaza directa a la Libertadores 2018 y agrega así una plaza más al país de origen, moviendo a todos los demás clasificados un lugar más «arriba» en la lista de clasificación.

En ese caso, pasa a clasificar a la Copa Sudamericana 2018, el 12º colocado en el torneo de Primera División 2016/17 (temporada pasada) que fue Rosario Central pero, si Central entra a la Libertadores por su actuación en Copa Argentina, esa plaza va para el 13º (Gimnasia y Esgrima La Plata). Ahora, si Lanús gana la actual Libertadores e Independiente la actual Sudamericana, se suma una plaza más que iría para el 14º del torneo local pasado, es decir, Godoy Cruz Antonio Tomba de Mendoza.

Si bien, de pasar de depender de si mismo pasa a depender de los demás, la posibilidad existe y quizás el trago amargo de la eliminación, pueda quedar atrás a fin de año cuando se definan estos torneos mencionados.

Foto de portada: Archivo Club Godoy Cruz – Oficial

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!