Luego del entrenamiento del primer equipo del Tomba en Coquimbito dialogamos con Javier Correa que gentilmente atendió a los medios presentes y esto nos comentaba respecto a cómo llega el plantel al debut y, además, cómo evalúa el la oportunidad que se le presenta ahora.

El delantero cordobés, que se autodefine como «un luchador nato, siempre me tocó lucharla con gente de jerarquía adelante» sabe que esta oportunidad que se le presenta, tras la salida de Jaime Ayoví y lo poco que tiene en consideración Lucas Bernardi a Santiago García, no es de todos los días. «Tengo la posibilidad única en mi carrera de pelear el puesto con dos compañeros más y creo que no la voy a dejar pasar», comentaba respecto a esto el ex-Instituto.

Más allá que la salida de la Yoya le permite «subir» en la consideración del DT rosarino, sabe que «estando Jaime o no, yo tenía que seguir entrenándome igual para ganarme un lugar». Agrega que la salida del ecuatoriano, «fue una pérdida muy importante para nosotros por la calidad de persona que es más que como jugador».

Respecto a lo que se viene, tras saber que el fin de semana del 03 de marzo vuelve el fútbol local (probablemente el Tomba juegue contra Rosario Central el mismo 03/03), agrega «empezamos el torneo y hay que empezar a demostrar adentro de la cancha». Las metas son claras, tanto en lo internacional, «la Copa es el gran objetivo para nosotros» como en el torneo doméstico «revertir la imagen que dejamos sería lo ideal».

Para cerrar, sobre el nuevo esquema de juego del elenco bodeguero, Correa cuenta, «Me siento cómodo, me siento bien. Con un rápido por afuera es lo que un delantero siempre sueña, que le tiren centros». Suma que ahora por lo que les pide el entrenador «aprendimos a cuidar la pelota y jugar más en equipo a lo que quiere él (Bernardi)» y en los partidos oficiales se buscará «tratar de transmitir lo que nos transmite él, dentro de la cancha».

Foto de portada: Archivo Diario Los Andes

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!