Parte del análisis, realizado en cuatro entregas, que se encargará de intentar explicar el momento del Expreso en estas siete jornadas iniciales de la temporada 2022. En esta entrega: los puntos donde, a pesar que se intentó y hubo trabajo en la semana, no se pudo remontar.

En defensa, la situación no repuntó en cuanto a la pelota parada. Ese ítem, desarrollado de manera previa en este mismo análisis, pareció repuntar contra Huracán. Antes de ese encuentro, Diego Flores le dedicó un entrenamiento entero, a esto. Los frutos parecieron verse pronto: marcó un gol por esa vía en el Ducó y no tuvo mayores inconvenientes en las marcas a la hora de defender las del rival. Pero no se pudo mantener para enfrentar a la T en Córdoba, de hecho, el gol de Juan Ignacio Méndez, que abrió el partido, llegó por esa vía.

Si vamos a los fríos números, el panorama es aún menos alentador. A Godoy Cruz le convirtieron 13 goles: más de la mitad fueron de pelota parada. Solo Aldosivi y Huracán no le pudieron marcar en jugada a balón detenido al elenco de Diego Flores.

La pelota parada contra Independiente le costó dos puntos vitales al Expreso. Foto: Diario AS Argentina
Esquemas ¿improvisados? y bajos rendimientos

En cuanto al posicionamiento del equipo en fase defensiva, como se mencionó de manera previa, contra Independiente, Rosario Central y Huracán se vio con extrema claridad la fragilidad del equipo en los laterales. Llama la atención, en este aspecto, que Flores no intentó un cambio de nombres como puede ser la titularidad de Elías López o la oportunidad para Kalazán Suárez en lugar de Franco Negri.

Por esa vía, a Godoy Cruz le generaron muchas ocasiones que, si no terminaron en gol, fueron por Juan Espínola. También, es cierto, que en mitad de cancha el tándem Abrego-Acevedo no está en el mismo nivel que el año pasado.

Juan Espínola descolgando un centro en Parque Patricios. El 1 también mejoró en ese aspecto, dicho por él mismo. Foto: Prensa Godoy Cruz

¿Por qué se lo remarca? Al ser el “corazón” del equipo, donde se manejan los relevos y los ritmos de juego ofensivo del Tomba, se resiente la estructura en su todo ya que, cuando están imprecisos en la salida, queda mal parado el Bodeguero y lo puede pagar caro con goles en contra. En más de un encuentro, por no decir todos, intentó con el ingreso de Bruno Leyes modificar ese rumbo. Pero, si bien en encuentros como contra Rosario Central lo logró, no consiguió esa regularidad necesaria para cambiar ese rumbo.

Para cerrar, la valla invicta. Quizás la deuda madre del ciclo Diego Flores desde su inicio. Solo cinco veces (por campeonato local) pudo mantenerla. ¿La última? En el triunfo contra Patronato por 3-0 en Paraná el pasado 27 de noviembre de 2021.

El resto del análisis del inicio de 2022 para el Expreso

Puntos altos: actitud y vocación de juego ofensivo
Puntos bajos: pelota parada, irregularidad y localía.
Mejoró durante estas siete fechas: efectividad frente al arco rival.

Foto de portada: Martín Pravata (Diario UNO)

error: Content is protected !!