Godoy Cruz perdió anoche ante River por 2-1 y de esta forma sumó su segunda derrota consecutiva. Esta derrota tiene una explicación lógica desde el punto de vista táctico y en “De un Rincón Bodeguero” vamos a analizar minuciosamente cada detalle del juego, para así dilucidar porque el Expreso fue superado anoche por el Millonario.

Planteo táctico

Para este compromiso, Lucas Bernardi modificó nuevamente el sistema de juego. El número telefónico elegido por el entrenador Tombino fue un claro 4-3-3 compuesto por: Rey; Abecasis, Viera, Ortíz, Angileri; Giménez, Olivares, Sánchez; González, Correa y Garro. ¿Cuál era la propuesta del DT? Esperar a River en campo propio (para defender, los extremos bajaban y el esquema se convertía en un 4-5-1) y salir rápido de contraataque, aprovechando la velocidad de González y Garro, que jugarían a espaldas de los laterales de River (Moreira y Casco).

El partido mostraba un claro dominador: River Plate. El conjunto de Marcelo Gallardo atacaba con mucha gente, ya que ponía a sus laterales en posición de ataque y los volantes ofensivos (Pity Martínez y Nacho Fernández) rotaban constantemente y lastimaban al Tomba. Y así, llegaron las mejores ocasiones para los de Nuñez. Primero, fue Ignacio Fernández, que atacó un espacio vacio luego de que Ortíz saliera lejos del área y la pelota se fue por poco. Luego, Alario estrellaría un derechazo en el palo, ante la mirada de 5 jugadores de Godoy Cruz, que inexplicablemente, no bloquearon el remate del delantero. La siguiente imagen lo grafica de manera perfecta:

Y minutos más tarde de esa jugada llegaría el gol del Millonario, algo que se veía venir por cómo era el trámite del partido. Salida con pelota al suelo del “Chino” Rojas desde el fondo, los interiores del Expreso (Sánchez y Giménez) fueron a presionar muy arriba y dejaron huecos muy grandes a los costados de Olivares. Allí recibió Gonzalo Martínez libre, y con todo el tiempo del mundo metió un pase entre líneas para la llegada de Alario, que después de hacer una diagonal perfecta, definió cruzado ante la salida de Rey. En las siguientes fotos resumo este análisis sobre el gol de River:


Pero antes del cierre del primer tiempo, el Expreso reaccionó y sentenció igualdad en el marcador. Luego de un pelotazo de Ortíz, Garro pivoteó de gran manera y asistió a Correa, que con un zurdazo de primera, y con complicidad del arquero Batalla, ponía el 1-1 parcial.

El pelotazo de Ortiz deriva en Garro, que la peina y asiste a Correa para que con un zurdazo letal empate el partido.

Así finalizaba un primer tiempo muy flojo por parte del Tomba. El planteo táctico no funcionó debido a que el Expreso jamás pudo aprovechar las contras que le quedaban, que eran muy buenas ya que González, Correa y Garro quedaban mano a mano con los centrales de River porque Moreira y Casco subían demasiado y quedaban pagando en el retroceso. Pero el problema fue que los volantes estaban muy imprecisos. Olivares nunca pudo iniciar la jugada con el primer pase (algo entendible, porque su puesto natural no es el de volate de contención) y las asistencias de Giménez y Sánchez solían ser muy largas para González y Garro, que en pocas ocasiones pudieron explotar su velocidad. Acá queda evidenciado lo mal parado que quedaba el equipo de Gallardo en las réplicas:

A pesar de la superioridad numérica, el Tomba no fue efectivo en los últimos metros.

Si bien podemos reclamar que el Bodeguero jugó un mal partido, de ninguna manera podemos recriminar el desgaste y el esfuerzo de los dirigidos por Bernardi. Y por eso que en el segundo tiempo  el entrenador Rosarino empezó a meter mano al once titular. Afuera Sánchez y Garro para que ingresen Benítez y Silva para darle frescura al equipo. Benítez cumplió, aportó marca y claridad en la salida, mientras que Silva no pudo encarar ni desequilibrar como se lo había propuesto. En esta segunda mitad podemos destacar la mejora de la defensa, ya que River no tuvo muchas chances, aunque sí seguía teniendo la posesión de la pelota como en el primero. En ataque, Godoy Cruz fue más de lo mismo, Correa jugó muy sólo arriba, pero sin embargo, consiguió crearse una gran oportunidad. Le tiró un caño al defensor de River y definió de zurda desviado. Pudo haberle cedido la pelota a Ángel González para definir el pleito, pero poco le podemos reclamar a este Cordobés que está aprovechando las oportunidades que tiene. Además, hace un gran desgaste físico, y es por eso que a poco minutos del final fue reemplazado por Sigales.

González asiste a Javier Correa, que entre dos defendores se las ingenia para definir.

Pero en una de las últimas del partido, un error en la salida desde el fondo entre Rey y Ortíz derivó en un córner que terminó en el gol de la victoria para River. Pity Martínez ejecutó y Mora apareció en el primer palo anticipando a Giménez, que se había confiado y se estaba preparando para despejar de cabeza.

En el córner, Mora va al primer palo a buscar la pelota, le gana a Abecasis y a Giménez. Impecable.

Así, el Millonario dejó con las manos vacías al Bodeguero, que, tendrá que trabajar mucho su identidad de juego si quiere empezar a obtener mejores resultados.

Foto de portada: Julian Crowe – De un Rincón Bodeguero.

Por admin

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!