El Expreso logró un triunfo importante de visitante contra Vélez en Liniers pero dejó esa sensación de que faltó demostrar algo más. El análisis de un encuentro que sirve para cortar la racha y sumar para escalar en la tabla.

Los dirigidos por Mauricio Larriera salieron a la cancha buscando continuar con la buena imagen que había cerrado el equipo el partido contra Olimpo, pero no sucedió. Los primeros minutos de juego lo encontraron maniatado en ataque, sin posibilidad de poder generar juego y muy dependiente de que Santiago García pueda hacer alguna jugada en ataque para sus compañeros. Esa situación, sumado a que la posesión era de Vélez lo relegaron a un papel de dominado del que no pudo salir durante los primeros 45 minutos con claridad.

Dos llegadas aisladas (remate de Abecasis y cabezazo que se perdió solo Gastón Giménez frente al arco) pudieron darle la ventaja, pero no pudo imponer su estilo. La presión en las líneas ejercida por el rival, provocaba el error de Godoy Cruz. De todas formas, entre la falta de puntería del rival y algunas intervenciones de Leonardo Burián, todo llegó igualado al descanso en cero en un primer tiempo flojo en general.

El complemento fue distinto en el inicio, pero no cambió considerablemente hasta el ingreso de Juan Fernando Garro donde se vio una vocación más ofensiva de los dirigidos por Larriera. Juanfi pudo desbordar y explotar el costado izquierdo del ataque tombino aprovechando el desgaste del lateral derecho de Vélez (por sus constantes subidas al ataque). Allí, se asoció con otro ingresado, Javier Correa, y pudo centrar para que aparezca solo por el otro carril Victorio Ramis que empujó la pelota con la cabeza y marcó el 1-0.

De todas formas, en vez de ir a cerrar el partido buscando un segundo gol, el Bodeguero prefirió replegarse y terminó sufriendo de manera innecesaria. Le cedió la pelota al rival y se jugó a una contra para liquidar el pleito. Tuvo las suyas (no pudo definir bien Garro) y terminó ganando por los increíbles errores que cometían los jugadores oponentes cuando definían sus jugadas. Es por eso que se remarca que Godoy Cruz ganó pero quedó en el debe en cuanto su forma de juego.

Foto de portada: Agencia Télam

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!