Godoy Cruz enfrentó a San Lorenzo en el estadio Malvinas Argentinas por la decimosexta fecha del torneo Independencia 2016/17 y en De un Rincón Bodeguero ya tenemos el análisis del encuentro que terminó en

En los primeros minutos de juego, el peligro lo llevó Godoy Cruz al área rival sin dudas. Fue un remate de Gastón Giménez que pasó cerca del travesaño, la primera clara para el Expreso en los primeros 45 minutos de partido que, más en los primeros 10/15 minutos tuvo una presión asfixiante sobre la salida de su adversario, en donde no lo dejó jugar nunca con mucha claridad y que ello permitió que cometan errores no forzados que pudieron ser más aprovechados por el Tomba aunque todo quedó en 0.

Luego de ello, tuvimos un periodo en donde se hizo de ida y vuelta el juego más por una decaída del rendimiento físico del Tomba (que conllevo en menos presión en ataque) en donde Danilo Ortiz salvó un tiro de Bautista Merlini en el área chica. A partir de allí, y hasta el final, San Lorenzo fue creciendo pero nunca llegó con peligro claro al área de Rodrigo Rey, por lo que todo hacía pensar que se iba a terminar 0-0 el primer tiempo hasta que llegó la última.

El tiro del final, le salió al Tomba. Una contra de manual, una ejecución soñada por parte de Javier Correa que abrió para la derecha a Luciano Abecasis que siguió hasta el final, tiró el centro atrás para que aparezca solo por la otra punta Guillermo Pol Fernández y la mandó a guardar. Delirio tombino, 1-0 y al entretiempo.

En los segundos 45 minutos el encuentro fue totalmente distinto por pura exclusividad del árbitro del encuentro, Fernando Tello que cobró una falta de Gastón Giménez y le valió eso la expulsión del encuentro más temprano que el resto de sus compañeros. Igual, antes de eso el Expreso lo pudo cerrar pero Pol Fernández (que después iba a tener revancha) la tiró por arriba.

Desde los 15 minutos hasta el final, el Expreso jugó decididamente a la contra y a aguantar al rival que nunca inquietó a pesar de la superioridad numérica a Rodrigo Rey y, cuando pudo, Javier Correa la llevó hasta el área en una contra (tras un pase de Facundo Silva que entró en muy buen nivel y en sintonía con el equipo), generó una falta y cobró (parte por la ley de compensación) el árbitro penal que Pol Fernández cambió por gol. 2-0 y partido cerrado.

Párrafo aparte para Rodrigo Rey que, sobre el final, tapó tres jugadas claves que le permitió emergir como una de las figuras del encuentro por su intervención clave. Como siempre, el capitán dando la cara en momentos complicados.

Foto de portada: Fotoreporter

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!