Godoy Cruz jugó dos partidos en uno en Tucumán contra Atlético en el debut de campeonato. El equipo de Mauricio Larriera perdió por 1-2 ante el conjunto tucumano en la tarde de domingo con mucha tela para cortar respecto al rendimiento que se mostró por parte del bodeguero. ¿El gol? Sebastián Olivares en una jugada con mucha fortuna.

Como se hizo referencia antes, fueron dos partidos en uno. El primer tiempo más que una exhibición de Atlético Tucumán fue una demostración de todo lo que no hay que hacer en una cancha de fútbol por parte de Godoy Cruz. Incómodo desde el minuto 0, la presión alta del oponente surtió efecto y también repercutió hasta en la confianza misma de la defensa tombina. Luciano Abecasis nunca se sintió cómodo en su sector y tras una jugada en donde terminó cediendo, sin mayor presión rival, la pelota al corner de donde vino el primer gol del conjunto local.

Minutos después, una muy mala salida de Leonardo Burían que no encontró un pase claro para Sebastián Olivares, terminó siendo el segundo gol de Atlético Tucumán que, además, derivó en la lesión de Burián por recibir una paralítica en el intento de cortar el pase atrás de Barbona que derivó en el gol de Luis Rodríguez. Esa jugada resume lo que fue todo el inicio del juego para la traslación de la pelota de Godoy Cruz: desaparecido Gastón Giménez por no poder recibir la pelota clara y desconectados Santiago García y Javier Correa por quedar anulados ante el juego del rival, esto terminó reflejándose en el malestar del delantero cordobés por no poder estar cómodo en el terreno de juego algo que le valió ser sustituido en el entretiempo. 0-2 al descanso y una pálida imagen para revertir.

Victorio Ramis por Javier Correa y Roberto Ramírez por el mencionado Burían fueron los cambios que metió Mauricio Larriera en el entretiempo para un lavado de cara general que, en gran mayoría del tiempo en el complemento, surtió efecto. Quizás por el calor y el cansancio acumulado del rival (jugó el martes contra Independiente por Copa Sudamericana) o capaz por decisión táctica pero lo concreto es que tomó la pelota el Tomba y mejoró al adelantar sus líneas y ganar en confianza.

Tonga Giménez comenzó a hacer lo que mejor sabe y el ingreso de Ramis fue clave para el cambio de ritmo por la derecha junto con la movilidad de Felípe Rodríguez y Juan Fernando Garro en las posiciones detrás del Morro García. Abrió más la cancha Godoy Cruz y comenzó a encontrar espacios a las espaldas de los laterales aunque fue de una pelota parada que vino el descuento. Córner de Giménez para que, tras rebotes y un corte de Andy Henríquez, Sebastián Olivares la metió para el 1-2. Ese tanto fue un revulsivo anímico para los mendocinos que continuaron mejorando y tuvieron su mejor pasaje en el partido pero no pudo concretarlo en un empate definitivo, encima sufrió sobre el final la expulsión por doble amarilla de Fabrizio Angileri. 1-2 final y a seguir trabajando de cara al duelo contra Newell’s por Copa Argentina el próximo 04 de septiembre en Santa Fe.

Foto de portada: Agencia Télam

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!