Terminó Octubre para los dirigidos por Mauricio Larriera y el panorama que quedó no fue el que se esperaba allá a inicios del mes. Eliminado en la Copa Argentina en un partido que aún cuesta creer cómo se escapó y dejando una imagen afectada por esto contra Unión en Santa Fe. 

Del mes que terminó hay bastante para mirar y revisar, principalmente errores para no volver a cometer. La realidad lo dejó a Godoy Cruz sin Copa Argentina (tras ir 2-0 arriba contra Rosario Central con un jugador más) y, así se escapó el objetivo más cercano que tenía el plantel.

Octubre se lo puede analizar como a un partido de fútbol: dos caras del mismo equipo en los dos tiempos. El partido contra Gimnasia y Esgrima La Plata en Mendoza fue, sin dudas, el mejor en el que ejecutó el equipo la idea propuesta por Mauricio Larriera: presión alta para generar errores del rival, tenencia de pelota para aprovechar espacios y concretar cada vez que se llega al arco. El resultado estuvo de acuerdo con el rendimiento: 3-0.

Al partido siguiente, contra Central, Godoy Cruz entró como si no hubiera existido el tiempo entre juego y juego. Enchufado desde el minuto 0, provocó una expulsión al inicio del partido para el rival y se puso en ventaja antes de los 7 de juego. Cuando se complicó un poco, apareció Leonardo Burián (otra vez la figura del mes) para taparle un penal a Marco Ruben y, en la réplica, el Tomba metió el segundo. 2-0 al descanso, era el final del primer tiempo del Tomba en el mes que pasó.

El inicio del complemento contra Central y del mes, se puede resumir en dos palabras: colapso e incertidumbre. Colapso porque es lo que sufrió, de manera increíble, el equipo en el segundo tiempo. Lo dejó jugar a Rosario Central en vez de controlar el trámite del partido y este lo aprovechó. Con polémica o no en el tercer gol «canalla», los rosarinos lo dieron vuelta sobre el final y dejaron en el camino a Godoy Cruz, inmerso en la incertidumbre.

Y esa es la segunda palabra del segundo tiempo del Tomba en octubre: incertidumbre. Lógicamente golpeado en lo anímico tras sufrir la remontada contra Central, visitó Santa Fe para jugar contra Unión pero nunca pudo hacer pie. El rival le dio la pelota al Expreso pero le cerró los caminos y, con dos penales (uno atajado por Burián que nada pudo hacer en el rebote), se lo ganó. Con nada y por detalles perdió el Tomba que, en los primeros 135 minutos del mes era un verdadero Expreso, pero en los últimos descarriló y ahora deberá volver a encaminarse.

Foto de portada: Agencia EFE

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!