Pasaron algunos días ya del debut oficial de Godoy Cruz en este 2018 y la victoria contra Chacarita Juniors en Mendoza. De todas formas, es inevitable no seguir pensando en algunos aspectos que no pueden quedar de lado. Los debuts que se produjeron en el segundo tiempo (Brayan Alférez y Agustín Manzur), los nombres que hubo en la lista de concentrados y los que van surgiendo en la Reserva, son todos síntomas positivos de una planificación que hace tiempo no se ve en Godoy Cruz.

Quizás porque fue el primero o porque se ganó con un gol en contra del rival, la razón puede variar pero lo seguro es seguro: la noticia no fue que ganó el Tomba el viernes. Los flashes tampoco se los llevó Diego Dabove en su debut como entrenador de un equipo de Primera División. Ni siquiera Guillermo Fernández con su centro que terminó en el gol de la victoria (previa discusión en el codo del Malvinas Argentinas con la polícia porque ésta no se quería correr). La atención estuvo puesta en los pibes que entraron que son, solamente, la punta del ovillo.

Este proceso que inició con Dabove en Reserva y Lucas Bernardi en Primera tiene ya un año. Si bien no está más el DT rosarino, lo continua Diego en conjunto con Nilo Carretero en la reserva AFA. Las bases son claras y, en su momento, algo detalló Julián Crowe en su artículo (ver «El método Bernardi»). Aunque a todo eso, se le debe agregar y remarcar una palabra clave que, cada vez que se hace referencia a un juvenil, se escucha de parte de Diego y también de Nilo: contexto.

Coquimbito, donde juega de local la Reserva, es uno de los factores claves que potenció a las presentes y futuras generaciones de jugadores de Godoy Cruz. Foto: Mauricio Más – De un Rincón Bodeguero

Y es que si se analiza realmente el contexto general de Godoy Cruz, más no sea el futbolístico, no puede ser más favorable. El conjunto mendocino se encuentra a cinco puntos de sellar otra temporada más en Primera División. Así, llegará a 10 temporadas de manera ininterrumpida en la élite del fútbol nacional. No solo jugó la máxima categoría en esos 10 años, sino que disputó tres Copa Libertadores (2011, 2012 y 2017) y dos Copa Sudamericana (2011 y 2014), sin contar los campeonatos que peleó por ganar hasta el final de cada uno. Si a esto le agregamos lo que se rumorea desde Buenos Aires para el próximo torneo (ver «Se viene la transición»), el panorama para lograr el objetivo de volver a otro torneo continental en 2019 (se clasifica en la presente Superliga) y foguear juveniles, parece ser el óptimo.

Y si se prefiere analizar un contexto más detallado del camino realizado por los que ya debutaron, existen varias similitudes. Tras los años de categorías de inferiores AFA, llegaron a Reserva y tuvieron varios partidos de rodaje. Luego, cuando llegó el momento, comenzaron a concentrar para integrarse al grupo de primera y empezaron a formar parte del banco de suplentes. El debut, quedaba al caer. En la mayoría de los casos, se dio durante el partido, pero siempre en contextos donde el trámite del encuentro estaba casi decidido. No es casualidad, se buscaba este momento para que puedan mostrar, de a poco, todo lo que tienen a los hinchas del club sin la presión o los nervios que conllevan el debut.

Este proceso y esta planificación es algo que se refleja y es reconocido por los mismos protagonistas directos: los pibes del club. A continuación, algunas de las frases que tuvieron algunos de sus dirigidos para con quienes se encargan de este proceso.

Uno de los más recientes debutantes en el Tomba, pero no el último. Agustín Manzur, solo con 17 años, llegó de la mano de Diego Dabove. Foto: Gastón Pizarro – De un Rincón Bodeguero

“Nos bancó siempre. Hace siete meses estaba jugando en sexta y jugar en primera de golpe, se lo agradezco a él también” – Agustín Manzur

«El técnico nos da muchas posibilidades. Tienen mucho contacto con el DT de Reserva (Diego Dabove) y eso es importante para nosotros” – Agustín Verdugo

Valentín Burgoa, por su parte, recordó las palabras que le dijo Diego Dabove en su primera concentración con la Primera: “tienen que estar tranquilos y disfrutar de este gran paso”

«Desde el primer momento que me puso me dio confianza” – Brayan Alférez

De todas formas, para buscar el origen de este proceso, hay que remontarse al momento donde se decidió comenzar a jugar Inferiores AFA. Ese roce de competición con el resto de los equipos de Primera División, le permitió a los juveniles tombinos mejor preparación. Además, a la competencia anual se le agrega el desarrollo y el crecimiento de Coquimbito (uno de los mejores predios del fútbol argentino y sudamericano), que va en conjunto con el seguimiento que se le hace a los juveniles en lo físico, futbolístico y personal. Y si se enmarca todo bajo un ámbito de absoluta tranquilidad y cero necesidad en cuanto a mantener la categoría o a vender para salvar las finanzas del club, el resultado no tiene casi margen para escaparle a lo positivo. Todo lo contrario a lo que se ve, por ejemplo, en clubes como Newell’s Old Boys de Rosario o Vélez Sarsfield en los últimos años.

Tras el ascenso de Diego Dabove a la primera, ahora es el turno de Nilo Carretero de dirigir y conducir a la reserva y los pibes del club. Foto: Mauricio Más – De un Rincón Bodeguero

Ahora el encargado de trabajar con la tercera categoría es Nilo Carretero, un director técnico con rodaje en el fútbol de inferiores y que bajo la premisa de «formar y competir», asegura tener “toda la ilusión que estos nuevos chicos puedan debutar en Reserva y formarse para futuro”. El vínculo que tiene, tanto personal como de trabajo con Diego, será la clave para continuar este proceso que llevará, a su debido tiempo, cada vez más gente del riñón del club a la máxima categoría de fútbol de nuestro país.

Es por ello que se puede asegurar que es un momento como hace bastante no se tiene en la Bodega. Todo indica que habrá Godoy Cruz en los primeros planos nacionales por mucho tiempo y que, con el correr de los partidos en este torneo, iremos viendo cada vez más juveniles del club en el terreno de juego. La historia se sigue escribiendo, más allá de que no se juegue algún torneo internacional este año, con hechos como los que estamos viviendo y se van a seguir dando por Mendoza.

Foto de portada: Federico Umana – De un Rincón Bodeguero

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!