Este domingo Godoy Cruz se enfrentará a un San Lorenzo diezmado y que todavía no encontró su mejor versión como lo había logrado antes del receso Son días calientes en San Lorenzo porque en el transcurso de siete días las ilusiones depositadas en la Copa Libertadores se complicaron por dos derrotas consecutivas que duelen mucho y afectaron de manera contundente al equipo de Diego Aguirre.

Ante Flamengo se sabía que iba a ser un rival complicado y era más factible esperar una derrota que cualquier otro resultado porque el ciclón llegaba sin rodaje de alta competencia en este 2017 (como todos los equipos argentinos que juegan la Copa) y Flamengo poseía la localía y a priori tenía un equipo mucho más de renombre que el argentino. Pero lo que dolió fue la contundencia del resultado: 0-4.

El pasado miércoles, donde debía ganar si o si, volvió a flaquear. San Lorenzo perdió 1 a 0 como local ante Atlético Paranaense quien lo madrugó con un gol del argentino Lucho González a los cuatro minutos. Si bien mostró otra cara respecto a la que había exhibido en Brasil, no pudo empatar ni dar vuelta el resultado pese a tener un penal a favor, que tiró afuera Nicolás Blandi ya sin Ortigoza en la cancha, y muchas ocasiones manifiestas de gol que para concretarse faltó ajustar la puntería final.

Lucho González festeja el gol del Paranaense que fue el de la victoria. Foto: Télam

Lo cierto es que el ciclón posee 0 de 6 puntos y es algo que nadie había imaginado. El más pesimista rescataba al menos el empate de local. Entre los dos partidos de Copa, el conjunto de Diego Aguirre debutó en la reanudación del campeonato como local ante Belgrano de Córdoba y ganó. No es un dato menor porque fue 2 a 1 y San Lorenzo continúa segundo en el torneo argentino, aunque los problemas fueron los mismos en los tres partidos.Veamos.

En el último mercado de pases, San Lorenzo vendió tres jugadores fundamentales que le aportaron los goles y el funcionamiento necesario para llegar a ser escolta de Boca en el torneo. Emmanuel Mas, Martín Cauteruccio y Sebastián Blanco. Tres piezas que le daban el funcionamiento y equilibrio al equipo ya no están, y al DT con haberle traído solo a Piriz Da Motta y Rubén Botta parece, que por el momento no satisfacen las necesidades del equipo. El conjunto de Diego Aguirre tiene muchos problemas defensivos y el más importante radica en la falta de laterales.

El pibe Montoya es cumplidor, pero no posee las mismas características que tenía Mas en el equipo y eso hace que se sufra demasiado porque para el rival hay vía libre por ese sector, además de que en la banda contraria tampoco Paulo Díaz es un Buffarini. Se fue Cauteruccio pero quedó Blandi, quien todavía no puede conectar un pelotazo en el área (y ni siquiera meter un gol de penal).

Foto: Diario Olé

Esto se debe a la falta de juego dentro del equipo debido al bajo rendimiento que, sorprendentemente, muestran hasta el momento Ortigoza y Belluschi. También se nota la falta de Sebastián Blanco, jugador que fue transferido a la MLS y que pese a no tener un rendimiento parejo conocía la dinámica y el funcionamiento del equipo y cuando tenía un buen partido se complementaba muy bien con Ortigoza y Belluschi para desequilibrar al rival.

Este domingo, Godoy Cruz puede aprovechar las falencias que San Lorenzo tiene en defensa y sobretodo la falta de juego en el mediocampo y el mal momento de sus principales figuras.

(*) por Agustín Cassano, periodista de San Lorenzo.

Foto de portada: Archivo Télam

Por admin

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!