A dos pasos de hacer historia, así llegaba Godoy Cruz a este partido contra Sport Boys Warnes de Bolivia en Mendoza por la tercera fecha de la Copa CONMEBOL Libertadores de América. El equipo aprobó en esta nueva actuación y quedó a un punto de, en el peor de los casos, ser tercero y entrar a la Copa Sudamericana la próxima ronda.

En el primer tiempo el equipo de Lucas Bernardi salió a hacer lo que se esperaba ante un rival que, en la teoría, era menos futbolísticamente que el Expreso pero que aún así tuvo la primera jugada de peligro con un remate que se fue apenas desviado al lado del palo derecho del capitán bodeguero, Rodrigo Rey. Alguna que otra alarma en cuanto a la atención que debía prestarse en la traslación de la pelota, se encendía en la defensa bodeguera ya que parecía quedar bastante clara la intención de Sport Boys: esperar el error ajeno y contragolpear en velocidad.

No muchas veces pudo hacer eso el club boliviano porque el Tomba mejoró su precisión en los pases (era muy buena la circulación de la pelota la puerta del área rival) y, tras conectar una serie de pases, quedó Javier Correa cara a cara con el arquero que le desvió el remate y luego, en el córner siguiente se fue por arriba el tiro de Andy Henríquez (acaso una de las figuras del partido). Llegaba Godoy Cruz y comenzaba a tomar las riendas del protagonismo.

De igual manera, a los dirigidos por Bernardi les faltaba la estocada final. El esquema 3-3-1-3 era claro cuando la pelota estaba del lado bodeguero, permitiendo así llegar con muchos jugadores al ataque pero con poca claridad. Esa poca claridad también se daba por la presión ejercida por la numerosa última línea rival que demostraba que solo había dos posibilidades para romperla: pase entrelíneas o contragolpe en velocidad tras un recupero en medio del ataque adversario. Pasó esto último y de manera inentendible no se puso 1-0 el Tomba tras un exquisito corte de Henríquez que le dejó en bandeja la pelota a Angelito que, con el arco de frente, se la dio a Correa y por el arquero Arias no gritó gol la tribuna en el Malvinas. Así, llegamos al descanso 0-0.

El segundo tiempo no arrancó de la mejor manera, no por llegadas rivales o algo que se le asemeje (no pateó al arco el equipo visitante), sino porque aparecían más imprecisiones en la traslación de la pelota y eso no permitía buenas conexiones de juego, hasta que…

… de un tiro de esquina que cabeceó Angileri, el rebote le quedó dos veces a Pol Fernández que no perdonó y puso el 1-0 en el tanteador. Así llegó el alivio a todos en Mendoza porque quizás lo más difícil, ya estaba hecho porque con el pasar de los minutos quedaron más en evidencia todavía las diferencias entre los dos equipos. Un desborde del godoycruceño González para que la empuje Correa (en complicidad de un defensor rival) y marque el 2-0 que sería definitivo.

Un dato que no es menor: a los 25 minutos ingresó Luciano Pizarro a la cancha y se convirtió en el sexto jugador de las inferiores en formar parte del partido. De a poco, los pibes, van formando parte del Tomba de América que ahora quedó a un paso de seguir haciendo historia, historia posta al buscar meterse entre los mejores 16 del continente.

La cobertura completa, al estilo De un Rincón Bodeguero, a continuación.

Foto de portada: Agencia APF

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!