A pesar de la victoria, el Tomba recién está comenzando su camino futbolístico este 2018 y tiene detalles que ajustar. La victoria servirá sin duda alguna para trabajar con mayor confianza sobre ello. Lo positivo y lo que se debe pulir del partido contra el elenco xeneize.

  • Intensidad y dinámica.

Los primeros 20 minutos del partido fueron lo mejor que se vio de Godoy Cruz en la cancha. Presión alta que generaba errores o pases forzados en la defensa de Boca Juniors, opciones de pases a la hora de abrir el terreno de juego por la proyección de los laterales y la precisión necesaria a la hora de definir hizo que se ponga 2-0 el tanteador a los 22 minutos y casi pase a estar 3-0, si no fuera porque Santiago García estrelló su cabezazo contra el palo de Guillermo Sara.

  • Le falta vitamina.

Intenso y punzante en ataque, discreto en defensa. En este aspecto es donde quedó la sensación de que falta seguir aceitando el trabajo. Teniendo pocas opciones reales en el primer tiempo, el rival pudo descontar (Gonzalo Maroni definió solo frente al arco en el 2-1). Jugar con un solo centrocampista de contención, le valió en el segundo tiempo quedar más replegado. Mucho se debió al cambio de esquema del rival, que liberó a Nahitán Nández para que tenga mayor libertad de juego. El ingreso de Walter Serrano sobre el final le permitió equilibrar este aspecto y terminar con victoria, aunque la sensación de seguir buscando una alternativa en el mercado de pases en ese puesto es cada vez mayor.

Angel González fue uno de los destacados en ataque en el partido. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
  • ¡Uruguay que no ni no!: Capítulo 1 – Temporada MMXVIII

Santiago García y Leonardo Burián fueron los más determinantes para esta victoria. El Morro porque convirtió, tras un excelso pase al pie de Ángel González, la primera de las anotaciones y después se lució con el pase clave para el segundo gol que convirtió finalmente Juan Fernando Garro. Del otro lado, Leonardo Burián sostuvo en varios pasajes el triunfo parcial con atajadas claves ante Walter Bou y Gonzalo Maroni. La historia que vimos en el cierre de 2017 parece repetirse, esperemos el final sea distinto.

  • ¡Vamos vamos los pibes!

El dato más destacable fue la cantidad de jugadores de inferiores que estuvieron afectados al encuentro, sea en los 11 iniciales o en el banco de suplentes. De los que fueron relevos, solo pudo ingresar faltando algunos segundos Valentín Burgoa, uno de los proyectos que sigue de cerca desde el año pasado Diego Dabove. “Van a seguir teniendo chances dentro de un contexto que les convenga y lo más importante es que siga el proyecto del club en pie”, refirió en conferencia luego el DT tombino ante la consulta por el futuro de los juveniles.

Fabrizio Angileri festeja su gol, el tercero del Expreso. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
  • Efectivo en el ataque.

Las veces que llegó con claridad al arco de Sara, mandó la pelota adentro o pasó cerca. Más allá de los primeros minutos de juego donde fue claramente superior al rival, en el complemento tuvo pocas oportunidades pero las aprovechó. Fabrizio Angileri marcó el 3-1 en un momento donde parecía más próximo el empate que extender la ventaja.

Foto de portada: Diario Jornada

error: Si te gustó el contenido, para qué copiarlo ¡si lo podes compartir!