No solo el plantel de primera inició la temporada sino que el de Reserva, dirigido por Diego Dabove, también arrancó la 2017/18 con, quizás, números que no reflejan lo que se demostró dentro de la cancha por parte de los chicos.

Los triunfos de arranque contra Atlético Tucumán de visitante y Talleres de Córdoba en Coquimbito presagiaban una temporada con resultados similares a los que se venían obteniendo en el primer semestre del corriente año y, al número, se le sumaba la forma en la que consiguieron esos triunfos que se convirtieron en máximas del plantel: ser protagonistas y no dejar de luchar ni una pelota en cada partido.

Su punto máximo, sin dudas, lo tuvo en el triunfo claro ante Talleres, último campeón de la división. En aquel partido la presión alta y la efectividad en el ataque de los jugadores marcaron las diferencias necesarias durante el trámite del juego para reflejarlo en el tanteador. Así llegaron a Boca en un partido muy cerrado y parejo donde la mala suerte hizo que una pelota se desvíe y sea la derrota para los chicos de Dabove en un duelo donde el equipo mereció, al menos, llevarse un punto.

Independiente de local fue distinto, pero fue una excepción sin dudar. El conjunto bodeguero nunca se sintió cómodo en el terreno de juego y no pudo desarrollar lo que mejor sabe hacer: su estilo de juego. No salió nada y fue una justa derrota, reconocida por los mismos protagonistas pero contra Newell’s en Rosario, en el cierre del mes, se volvió a escapar por un detalle el empate y volvió a ser caída para los tombinos.

Así, arrancará Octubre recibiendo a Gimnasia y Esgrima La Plata en una semana y visitando a Unión en Santa Fe a fin de mes, buscando revertir los resultados de los últimos partidos y crecer en el juego, estando en la 16º posición con 6 puntos, a 9 del líder Racing Club que ganó los 5 que jugó.

Foto de portada: Mauricio Más – De un Rincón Bodeguero.

Similar Posts