Luego de empatar ante Patronato, Martín Correa dialogó con De un Rincón Bodeguero sobre el sabor a poco del encuentro de la cuarta división.

En primer lugar, Correa refirió al empate obtenido “me voy con una sensación amarga, teníamos con que ganarlo”.

A pesar de el sabor a poco que se llevó, el juvenil destacó la actitud: “pusimos mucha actitud y estamos tranquilos, ahora hay que prepararnos para ir a Huracán”.

Para cerrar, analizó porque no pudieron convertir: “en el primer tiempo nos faltó atacar ir a presionar, algo que en los últimos minutos si hicimos”.

Foto de portada: Rodrigo Cruseño – De un Rincón Bodeguero

Similar Posts