Cumplió 18 años mientras viajaba en su convocatoria a la preselección nacional sub 19. Junto con Valentín Burgoa y Ezequiel Bullaude, dejaron su pequeña huella en la historia del club siendo los primeros juveniles citados desde que el club está en Primera División. Facundo Rodríguez, mano a mano con De un Rincón Bodeguero.

Ser convocado para estar en la lista que represente a tu país, sin dudas no es algo de todos los días. Ser convocado por primera vez justo el día de tu cumpleaños 18, menos. Ese es el caso de Facundo Rodríguez, el defensor central del ‘Tomba’, quien contó “ni en los sueños salía así, creo. Fue una sensación linda cuando me dijeron que mis 18 años los iba a cumplir acá. Tuve una tarde emocionante, lloré muchísimo. No puedo creer todo lo que estaba viviendo e iba a pasar en estos cuatros días acá”.

Reconoce que ante tanta expectativa y lo que generó el llamado en él “fue complicado estar con los pies en el piso porque las emociones eran todo el tiempo altas. Alegría constante, venía un familiar que te felicitaba y lloraba. Fue muy lindo pero había que estar bien para venir acá”.

En el mano a mano con la web, confesó que “no hay explicación para lo que se vive cuando te pones eso (la camiseta de la selección). Es una camiseta divina, uno desde chico sueña con vestir esto. Es emocionante vivir esto, es algo que me gustaría volver a vivir en la vida”.

Al igual que Bullaude y Burgoa, es consciente que se debe seguir en la misma línea de trabajo más aún ahora: “no hay que perder de enfoque el día a día y el club. Si estamos acá es por el club, lo que hicimos dentro y fuera. Pasar el límite de Mendoza antes no era fácil. Hoy estar acá es decir, que no estamos tan lejos. Nos ayuda a nosotros”.

Destacó la importancia de los cuerpos técnicos de Primera y Reserva, encabezados por Diego Dabove y Nilo Carretero y también reconoció mérito en ellos: “juegan un papel fundamental. Día a día nos pulieron los detalles finos, y lo siguen haciendo. Aún nos falta crecer mucho. Ven el fútbol de una forma positiva, intenso y eso nos aportó mucho”.

Para cerrar, contó su experiencia en el predio de la selección: “Un lujo todo. La convivencia con los compañeros y el cuerpo técnico ha sido positiva. Hay una competencia sana. Las instalaciones son de primera, siempre a disposición. De primera, es lo más alto que hay en Argentina, como debe ser”. Y no se fue, claro, sin antes recordar a los más importantes en todo esto: “sinceramente, sin el apoyo de mi familia que en las malas cuando las cosas no salían insistían y estaban ahí. Sin ellos no hubiera estado acá, les debo todo”.

Más de los chicos tombinos en la selección sub 19 mano a mano con De un Rincón Bodeguero.

Foto de portada: Federico Umana – De un Rincón Bodeguero desde Ezeiza

Similar Posts