En casa, tomando mate y mirando la computadora, así me agarró de desprevenido la noticia que se terminó la magia en la Bodega.

Incrédulo, pero recuerdo que vos mismo le habías contado a Julián Crowe, nuestro periodista, cuando te entrevistamos para los 95 años del club que capaz no ibas a poder seguir, no por voluntad propia porque por vos te ibas a retirar acá sino porque había una cláusula que nos podía privar de la magia si el cuerpo técnico así lo decidía.

Y hoy conocimos el no, ese no que tanto temíamos, el que dictamina no podes seguir en el club, en aquel que vos te querías (e intuyo que todavía queres) retirarte, pero jugando dentro de la cancha donde mejor sabes hacer las cosas vos. Donde allá por 2007 comenzaste a dibujar en la B Nacional esos remates de larga distancia tan precisos que parecían puestos con la mano, o esos pases y esas paredes que tuvieron su máxima expresión la noche de la fiesta contra San Martín de Tucumán cuando esa triangulación entre vos y Leandro Caruso hizo delirar al pueblo tombino que ya era de Primera (nuevamente).

O esa zurda que clavó un misil aquella noche en La Plata en 2010 para darnos el triunfo que terminaría siendo clave para entrar en nuestra primera Copa Libertadores que disputaríamos en 2011 aunque no llegaras a jugarla con el Tomba. Y si queres, le podemos sumar este torneo donde jugando poco, cuando entraste aclaraste el panorama y allanaste el camino para que se dé el triunfo (en Banfield o en Quilmes por ejemplo).

No mereces irte así, por la puerta chica, por atrás porque le diste muchas cosas a este club desde tu lugar y porque el tiempo le puso una pausa, nada más que eso, a esta película a la que le falta un capítulo para cerrarla. El último 10 que tuvo la Bodega parece que se va pero siempre estará presente en el corazón del hincha tombino y en la retina del que alguna vez vio lo que hacías adentro de la cancha en una baldosa.

Gracias por todo, David Arturo Ramírez y hasta luego porque nos volveremos a ver porque siempre hay un regreso. Les dejamos nuestra última nota con él, el señor fútbol de los últimos años del Expreso.

Similar Posts