Solamente por el insólito penal que cometió Lucas Albertengo en el final y Diego Viera convirtió por gol, ganó Godoy Cruz. El Expreso tuvo un duro rival enfrente esta tarde en el Malvinas Argentinas y encima se quedó temprano con 10 jugadores.

El Tomba jugó un partido hasta los 20 minutos del encuentro y otro después. 11 contra 11 el inicio fue el que se podía esperar de ambos conjuntos. Ninguno de los 22 jugadores estaba preciso con la pelota en los pies y se prestaban la posesión sin inquietar demasiado a ambos arqueros. Ese juego errático llevó a que se torne más físico que técnico el partido y ahí surgió un importante escollo para el Bodeguero.

A los 18 minutos fue amonestado Juan Andrada y, doce minutos después, cometió una fuerte infracción que le valió de manera correcta la segunda amarilla. Expulsión tempranera y cambio completo del trámite del juego. A partir de ahí, Godoy Cruz jugó más al contraataque y, con el pasar de los minutos se fue replegando en su área. Al descanso todo llegó 0-0, sin mayor modificación.

Lo mencionado sobre los últimos minutos del primer tiempo, se profundizó en todo el complemento. Godoy Cruz pocas veces intentó jugar de manera ofensiva y buscó armarse de manera tal de, como mínimo, proteger el arco propio. El visitante salió a buscar el partido poniendo todos los delanteros que tenía a disposición y tuvo varias ocasiones para hacerlo. En una muy clara Tomás Cardona despejó en la línea y luego, otro remate, pegó en el palo para salvar al Expreso.

Los minutos finales llegaron y la situación era la misma. Los contragolpes Godoy Cruz no los podía ejecutar bien y la posesión de la pelota volvía al rival, hasta que en un tiro de esquina Lucas Albertengo cometió infracción en el área, Jorge Baliño cobró penal y Diego Viera lo cambió por gol. Tres puntos en Mendoza para arrancar con el pie derecho.

Foto de portada: Archivo Fernando de la Órden – Diario Clarín

Similar Posts