Al Expreso de Diego Dabove le pusieron freno. Fue Talleres en Córdoba el verdugo doble del Tomba: lo dejó sin la chance de llegar a lo más alto y le cortó el invicto de ocho meses como visitante. Con gol de Junior Arias, cayó derrotado Godoy Cruz en el Mario Alberto Kempes.

En un partido que fue intenso de principio a fin, la única diferencia fue para el Matador. Pero esa diferencia no llegó hasta bien cerca el final del juego. Durante los primeros minutos del partido el conjunto de Dabove parecía pisar firme en Córdoba y casi abre el marcador. Un cabezazo del Morro García que Guido Herrera alcanzó a desviar para mandar al palo y, tras el rebote, Carlos Quintana evitó en la línea el gol de Jalil Elías auguraban que sería una buena tarde noche para los mendocinos. Fue lo más peligroso del Expreso.

A partir de allí, aproximadamente los cinco minutos de juego, hasta los 30 de la primera parte fue todo de Talleres. El conjunto cordobés desniveló constantemente por el sector derecho de la defensa Bodeguera con la asociación entre Juan Ramírez y Gonzalo Maroni que era respaldada por las constantes subidas de Nahuel Molina, el lateral izquierdo proveniente de River Plate. Esa diferencia a favor del local, lo dejó en varias ocasiones mano a mano al primer mencionado o bien, al nueve de área, Junior Arias, que aprovechaba los huecos que quedaba en la defensa tras las coberturas. Por ese camino optó el local pero se encontró con una de las figuras de la tarde, Roberto Ramírez, quien en varias ocasiones le negó el gol al conjunto albiazul.

En los últimos 15 el Tomba lo emparejó y, si bien nunca pudo patear nuevamente al arco de manera exigente para el ‘1’ cordobés, dejó de sufrir los embates del ataque rival prácticamente por todo el resto del encuentro. 0-0 al descanso.

En el entretiempo ingresó Diego Sosa por Leandro Lencinas y el ataque bodeguero cambió. Se vio un juego más fluido y asociado entre los volantes centrales y, principalmente, Fabrizio Angileri y el ingresado Sosa por el sector izquierdo. De todas formas, nunca se pudo asistir de manera clara al Morro para poder lograr la igualada que le permita salvar el invicto y llevarse un punto para seguir sumando.

La defensa estuvo más sólida y, cuando todo parecía culminar en empate, un mal despeje doble por parte de Godoy Cruz en su propia área le dejó servida la pelota a Arias para marcar la única diferencia del juego a favor del elenco local. 1-0 y final en Córdoba porque, si bien quedaba algo de tiempo luego del único tanto del partido, nunca pudo inquietar a Herrera el ataque mendocino.

La cobertura completa al estilo De un Rincón Bodeguero desde Córdoba

Foto de portada: Daniel Cáceres – Diario Clarín

Similar Posts