Ya pasó una semana del último partido del Tomba y en De un Rincón Bodeguero, queremos destacar algunas claves del por qué de la campaña tombina y su cambio entre noviembre de 2015 y el pasado mayo del actual 2016.

Godoy Cruz cerró un campeonato que era impensado allá por el mes de enero cuando arrancaba la pretemporada para todo aquel que esté en el mundo Tomba por una simple razón, había salido 23º de 30 equipos en el Campeonato 2015 y su participación culminó el 8 de noviembre, casi 3 semanas antes que el de los 18 equipos que luego, jugaron por algo. Además, la Copa Argentina fue para el olvido. Un partido en el que nunca pudo marcar esa diferencia de categoría que tiene con Deportivo Español (milita en la Primera B Metropolitana, tercera división de los directamente afiliados a AFA) y cayó por 1-0.

Por ello el 8/11, luego del partido contra Defensa y Justicia había que barajar y dar de nuevo. Llegaron los goles del Morro García, el desborde y la marca de Luciano Abecasis, la gambeta y velocidad de Facundo Silva, la pegada (que en los pocos partidos que pudo jugar supo aprovechar) de Gabriel Carabajal. El quite y la recuperación de Fernando Godoy, que a pesar de algunos altibajos en el rendimiento, pudo aportar lo suyo al equipo en su primer torneo con esta camiseta. Nombres que llegaban muchos como apuestas y terminaron siendo claves en el esquema de Sebastián Méndez, quien llegaba a dirigir al Tomba luego de su breve pero exitoso paso por Gimnasia y Esgrima de Jujuy.

Lucas Ceballos declarando a la prensa. Foto: Club Godoy Cruz (Oficial)

No solamente se apeló a los “nuevos” sino que a algunos se los reinventó, revalorizó o confirmó en sus puestos. Casos como el de Lucas Ceballos que en su ¿último? campeonato con el Tomba jugó como lateral izquierdo y no hubo partido casi en el que haya sido desbordado constantemente. A Danilo Ortiz y Diego Viera se les garantizó que iban a ser los dueños de la zaga central y partido a partido instalaron una seguridad en la defensa que hace mucho no tenía el Expreso.

Rodrigo Rey fue reconfirmado como arquero titular y tuvo un enorme torneo siendo que fue clave en muchos partidos del bodeguero (vs. Patronato, vs. Belgrano, vs. Quilmes, como destacados quizás), y encima, fue el arquero con la cuarta valla menos vencida del torneo (recibió solo 14 goles) cumpliendo su objetivo de estar entre las 5 menos vencidas.

Rey

El medio fue todo de Guillermo Pol Fernández y Fernando Zuqui, uno logró alcanzar su mejor nivel y el otro, ratificó lo hecho el año pasado y esa actuación de crack, le valió al capitán el pase a Boca Juniors que se concretó hace días atrás (ver Adiós…) pero que tiene como contraprestación que ahora Pol es jugador de Godoy Cruz, lugar en el que pudo desarrollar el fútbol que tanto se le elogió hace algunos años cuando aparecía en la primera del club de Buenos Aires justamente pero que, por falta de continuidad, nunca pudo mantener.

Ahora el desafío quedará en mantener a este plantel (ver Armando…), porque este mercado de pases puede marcar un antes y un después en Godoy Cruz que deberá esperar unos meses más para saber si tiene solo campeonato o se suma la tan deseada Copa Libertadores, una vez más.

Similar Posts