El gran presente de Jaime Ayovi a base de grandes actuaciones y rendimientos, nos hace remontar como fue su llegada al club cuantos goles convirtió en el primer semestre y todo a continuación.

Cuando por allá por el 2014 se abría un nuevo mercado de pases, el técnico nuevo en aquel momento de Godoy Cruz, Carlos Mayor, pidió para el equipo un delantero de experiencia para complementarse bien con Rubén “Tito” Ramírez en aquel torneo. ¡Vaya si los dirigentes le dieron el gusto! Llegaba del Tijuana un tal Jaime Ayovi, que venía a préstamo y sin demasiada continuidad en el club mexicano.  En aquel equipo empezó siendo suplente debido a que la dupla de delanteros era Leandro Fernández (hoy en Independiente) y Tito Ramírez delante suyo.

El debut del ecuatoriano fue en un empate en tres frente a Lanús de visitante. Ingresó en lugar de Leandro Fernández a los 19 minutos del complemento y, ya en ese encuentro, se dió el lujo nada menos de anotar un verdadero golazo de cabeza. Ya empezaba a mostrar su experiencia y calidad a la hora de jugar en aquel torneo, donde fue unos de los puntos altos del equipo en un regular torneo del Expreso. En solo 14 partidos (de los 19 posibles por fixture) disputados anoto nueve goles para empezarse a ganarse el cariño del hincha.

Cuando finalizo el torneo, el punta tenía que volver al club mexicano dueño de su pase pero no tenía mucho interés en retornar, es así que la comisión directiva encabezada por Mansur hizo un enorme esfuerzo para quedarse con el jugador y parte del pase (50% del mismo). El tiempo evaluó esa decisión ¡vvaya si a lo largo dio fruto!. Estadísticamente, fue la mejor incorporación del Tomba en aquel momento en el 2015 y el seguir siendo figura, le valió la convocatoria de Gustavo Quinteros para la selección ecuatoriana. En aquella campaña del Expreso, la Yoya en 17 partidos jugados convirtió cinco goles y volvía a mostrar una vez más su enorme experiencia aportada para un plantel joven.

Cuando termino ese torneo, los “grandes” empezaban a mover los ojos en la Yoya, entre los equipos interesados estaba River pero la idea de la comisión directiva y de él, era quedarse en la provincia debido a que había manifestado públicamente que su familia estaba cómoda acá en la provincia, y si bien, no era difícil retenerlo otro esfuerzo de la comisión directiva hizo que se quede por otro campeonato más.

La Yoya y el Morro, dos delanteros que se entendieron desde el arranque y marcaron la diferencia. Foto: Diario El Sol.
La Yoya y el Morro, dos delanteros que se entendieron desde el arranque y marcaron la diferencia. Foto: Diario El Sol.

A principios de año asumía al equipo Sebastián Méndez y el principal objetivo era mantener la base. El Gallego pidió un delantero de experiencia y arribo otro moreno, Santiago “Morro” García. Esa dupla prometía poder de fuego en el ataque y, desde la teoría, era peligrosa para cualquier defensa rival. Pasó exactamente eso para la fortuna del hincha bodeguero. Ambos atacantes se complementaron muy bien en el primer semestre. En ese primer campeonato con el ex-Banfield al frente del equipo Ayovi marcó, en 16 partidos, seis tantos en su cuenta siendo junto al Morro Garcia uno de los goleadores del equipo (el uruguayo hizo nueve goles). Esto le valió la citación para disputar la Copa América Centenario con su Ecuador en Estados Unidos.

Cuando apenas quedó eliminado el conjunto tricolor de la Copa, el delantero volvió tarde a la pretemporada por problemas personales, a pesar de los rumores de su partida que se gestaron durante esos días. Ya con 9 fechas de campeonato jugadas y un bajo rendimiento del Morro, el técnico apostó con jugar con Ayovi como único referencia de área. Y el ecuatoriano pagó con creces: no defraudo cuando con Belgrano en condición de local aportó un gol para la victoria de su equipo y luego, frente a Aldosivi, anotó los tres tantos de la victoria tres a uno del equipo.

Jaime Ayoví, el hombre de la tarde el último domingo, grita su primer gol en la cuenta personal y del Tomba. Foto: Andrés Larrovere (Diario Los Andes)
Jaime Ayoví, el hombre de la tarde, grita su primer gol en la cuenta personal y del Tomba. Foto: Andrés Larrovere (Diario Los Andes)

El delantero esta segundo en la tabla de goleadores históricos de la institución con 25 goles solo pasa Rubén Ramírez con 31 goles. En su estadía en la Bodega, vemos que es un promedio alto el del moreno con esta camiseta: disputó 53 partidos y convirtió 25 goles en los dos años desde que se encuentra en la institución, lo que da un promedio de 0,47 por partido. Esperemos, que el momento y la buena forma continúe, desde marzo tendrá la Copa Libertadores como competencia para destacar.

Foto de portada: Maximiliano Luna – Télam

Similar Posts