Godoy Cruz tiene un historial particular con Independiente de Avellaneda en la Primera División porque, más allá de tener ventaja en el enfrentamiento histórico entre ambos, tiene momentos con historia que los hicieron distintos a algunos partidos, como es el caso del que reviviremos ahora.

Torneo Clausura 2007, fecha 10. El Tomba llegaba de vencer por 2-1 en la última jugada a Rosario Central con gol de Diego Villar y tenía que enfrentar a un Independiente que llegaba a este duelo tras ser goleado 4-1 por Gimnasia y Esgrima La Plata y con Jorge Burruchaga (DT del rival en ese entonces) en la cuerda floja. El escenario era el estadio de Racing Club de Avellaneda porque estaba en refacciones el actual Libertadores de América.

Tras un flojo primer tiempo con pocas llegadas al arco, en el segundo tiempo el Expreso se animó a más y comenzó a llegar al arco de Oscar Ustari, a tal punto que sobre los 25 minutos del complemento un desborde de Enzo Pérez por el costado izquierdo desestabilizó a la defensa del adversario y recibió un foul en el área. Penal para el bodeguero que iba a cambiar por gol Mariano “Cali” Torresi. 1-0 y un estadio en silencio.

El visitante aprovechó su momento y, unos minutos más adelante, Diego Villar sacó un derechazo que dejó sin respuestas a Ustari. Era el 2-0, el delirio en la visitante del Cilindro de Avellaneda y la decepción de Jorge Burruchaga que, luego de la derrota, renunció al cargo. Después de eso, el local fue puro nervios, el Tomba lo supo manejar y se llevó a casa tres puntos vitales que, encima, fueron los primeros que conseguía de visitante en la historia del club en la Primera División. Ahora, el sábado será cuestión de esperar y quizás repetir para seguir con la tradición.

Foto de portada: Archivo Diario Olé.

Similar Posts