Godoy Cruz venció a Tigre ayer por la tarde en el Malvinas Argentinas por 2-1. El expreso jugó el mejor partido del semestre y el equipo de a poco se va afianzando.

Un equipo metedor y corredor, comprometido con el pressing alto y sabio para desmarcarse y rotar posiciones. Son algunas de las características que tuvo ayer el Tomba para jugar un muy buen partido y vencer a su rival, que venía de siete partidos sin perder.

El primer tiempo empezó con un Godoy Cruz teniendo la iniciativa y siendo agresivo. El expreso en ningún momento le permitió al Matador sentirse cómodo con la pelota, porque cada vez que los de Victoria intentaba salir desde el fondo, el delantero y los tres media puntas (González, Sánchez, Silva y Ayoví) salían como fieras a presionar e impedir la salida limpia del contrincante. Godoy Cruz se sentía cómodo en la cancha, más aún cuando a los 11 minutos, Ángel González ponía el 1-0 tras pelear una pelota que nunca dio por perdida. El bodeguero se floreaba ante un Tigre muy pasivo y que no podía meterse en partido. Encima, a los 25 minutos apareció él. Jaime Ayoví sentenciaba con la testa el 2-0 y hacía delirar a todo el Malvinas Argentina. Todo indicaba que era un partido que el Tomba iba a ganar con facilidad, pero no fue así. En el cierre del primer acto, el ecuatoriano Ayoví tuvo un mano a mano que Nelson Ibañez resolvió con lucidez, y en la contra, Tigre encontró muy mal parado al local y no lo perdonó. Fue el Chino Luna quién le dio vida al Matador y lo puso en partido. El expreso se iba al descanso con un resultado muy corto para lo que había sido su performance en la primera mitad.

Reviví los goles a continuación

En la segunda parte, Tigre salió con todo a buscar el resultado y ahí apareció una buena faceta del equipo que no se había visto en los últimos encuentros: la defensa. La línea de cuatro de Godoy Cruz apareció en todo su esplendor y abortó cada ataque visitante con mucha solidez y solvencia. El Bodeguero estaba parado de contra y tuvo chances para liquidarlo, pero no lo logró. Angileri (ingresado desde el banco) tuvo una, Silva de cabeza desperdició otra, y en consecuencia, los dirigidos por Méndez sufrieron hasta el final.

Párrafo aparte para el colegiado del encuentro, Andrés Merlos, que tuvo una tarde paupérrima. Desde afuera, daba la impresión que el juez inclinaba la cancha a favor de los de Troglio para que llegaran al empate. En definitiva, ¿qué le hace una mancha más al tigre? Godoy Cruz está acostumbrado a este tipo de fallos arbitrajes y esta vez no fue la excepción. Por fortuna, el Expreso lo pudo sacar adelante.

El Tomba demostró (una vez más) que de local no falla. El equipo no pierde en esta condición desde la fecha 10 del torneo pasado. Dejó en evidencia que el Malvinas es una fortaleza.

Foto: Diario Los Andes

Similar Posts