Un duro partido tenía el Tomba en el estadio de Lanús contra el local, luego de recibir un duro golpe tras la eliminación del miércoles contra San Lorenzo en el mismo escenario por Copa Argentina.El último campeón aguardaba, aunque con un presente muy similar que el del Expreso. Afuera de las Copas (Sudamericana y Argentina) y con un punto menos que Godoy Cruz en este campeonato, eso si la diferencia es que a Jorge Almirón ningún sector de la prensa en Lanús lo pone en duda, algo que quizás se deba copiar por Mendoza.

El partido arrancó y tuvo momentos de mucha imprecisión por ambos lados. Si bien dominó Lanús la posesión del balón ante un Godoy Cruz que aguardaba a alguna contra y al pelotazo largo, apostando así al pivoteo de sus delanteros para la llegada de sus volantes más rápidos, Angileri y González. ¿Arriesgado? Sí, pero aún así y todo, la más clara del primer tiempo la tuvo Godoy Cruz, justamente en los pies de Angelito sobre el final de la primera parte en un remate que se fue apenas desviado por el costado del arco. Angileri también tuvo un remate potente al primer palo de Fernando Monetti que contuvo el arquero granate. 0-0 al descanso, Lanús dominaba pero el Tomba estaba cerca del primero.

El segundo tiempo fue otra cosa totalmente distinta, aunque no en cuanto al juego, sino en cuanto a la efectividad. En la primera que pudo, Moreno desbordó a Cobos y mandó el centro atrás que José Sand mandó a guardar. 0-1 y todo se iba a complicar más con la expulsión de Luciano Abecasis (injusta debido a no ser merecida la primera tarjeta que recibió ya que había mano previa de un jugador de Lanús). Más allá de eso, todo siguió igual en el juego y desde allí, lo de Lanús fue un concierto futbolístico, cuyo cierre a toda orquesta fue el magnífico (porque más allá de los colores hay que destacar el buen fútbol) gol de Román Martínez tras un toqueteo de todo el conjunto granate buscando el espacio para marcar el tanto. 0-2 y, a los minutos, 0-3 por un penal inexistente que cobró Beligoy (aplicó ley de compensación por uno no cobrado antes) que José Luis Gómez cambió por gol, a pesar de los esfuerzos de Rodrigo Rey por atajarlo (llegó a tocar la pelota).

El final de un encuentro que tuvo minutos de más no diferenció en nada de lo que pasó todo el partido. 0-3 el resultado final y ahora, se deberá trabajar muchísimo en la semana para cambiar de cara a lo que será el encuentro contra Belgrano. Para agregar, y cerrar, Sebastián Méndez está con más fuerzas que nunca y cuenta con el apoyo de la dirigencia, a pesar de lo que quieran hacer creer algunos.

Foto de portada: Télam

Similar Posts