Un 28 de septiembre de 2008 llegaba a Mendoza el Boca de Ischia peleando el campeonato mano a mano frente a San Lorenzo, para visitar nada menos a Godoy Cruz de Daniel Oldrá, cuya misión era sumar puntos para evitar el descenso. En un estadio Malvinas Argentinas colmado por hinchas de ambos equipos, el equipo local hizo historia al vencer y golear por cuatro a uno a unos de los punteros del campeonato. Revivimos el histórico encuentro a continuación.

El partido no comenzó bien para el Expreso ya que a los 36 minutos del primer tiempo Juan Román Riquelme se asoció bien con Leandro Gracián quien con un disparo seco venció la resistencia de Nelson Ibáñez para estampar el uno a cero parcial y la gente visitante festejara el tanto. Pero la felicidad le duro poco a los de la ribera porque a los 39 minutos de ese primer tiempo Víctor Figueroa abrió para la izquierda donde se encontraba Ariel Rojas quien mandó un centro precioso y pudo conectar nada menos que Jairo Castillo anticipando así a Gabriel Paletta y venciendo a Mauricio Caranta. 1-1 y, eso solo fue un anticipo de lo que iba a vivir el delantero colombiano en aquella tarde noche del Malvinas por la fecha ocho.

Porque el Tomba salió al segundo tiempo con la clara intención de jugarle de igual a igual a los que contaban en sus filas a Riquelme, Rodrigo Palacio, Martín Palermo, entre otros. A los tres minutos del complemento, a la salida de un tiro de esquina Hernán Encina tocó para Figueroa, el enganche metió un centro perfecto para Guillermo Franco que habilitó a Leonardo Sigali para estampar el dos a uno y sorpresas en los presentes hasta en el técnico visitante.

Luego de ello, el Expreso se agrupó bien atrás para tener una contra y liquidar todo, ¡y vaya si lo aprovechó! En una pelota mal dada por Riquelme a los 15 minutos se disparó rápido la contra con una corrida de Encina, habilitando con un sutil pase a Jairo Castillo quien definió cruzado al primer palo de Caranta para decretar el tres a uno parcial y el delirio mendocino. Pero, eso no fue todo, porque faltaba la frutilla de postre.  Otra vez de contragolpe, encabezado esta vez por Leandro Caruso (que había ingresado minutos antes por Iván Borghello) quién corrió hasta que se topó con Paletta y alcanzó a puntear para el goleador, para el Tigre Castillo despachándose con un triplete, siendo nada menos el goleador en el partido y figura del compromiso.

¿Hará de nuevo historia el Tomba este domingo? Por lo pronto, revivimos aquel histórico partido.

Foto de portada: Archivo Diario Los Andes.

 

Similar Posts