Godoy Cruz venció a Tigre por 2-0 en Mendoza, con goles de Santiago García y Ángel González. El elenco de Diego Dabove llegó así a 56 puntos y se consagró subcampeón de la Superliga 2017/18. 

Y llegó a la última estación el Expreso en la temporada 2017/18. Ganó con justicia por 2-0 a Tigre que, en ningún momento lo complicó. Luego del recibimiento armado por los hinchas para agradecerle al equipo lo que dejó este semestre, inició el encuentro a toda velocidad. En la primera jugada del encuentro casi marca Ángel González pero no le pudo pegar de lleno a la pelota y por eso Julio Chiarini se pudo rehacer y sacar la pelota que estaba adentro casi en su totalidad.

Después de ese arranque vertiginoso, el encuentro decayó en su nivel y a ambos conjuntos se le complicó llegar con claridad. El Tomba recurrió a los remates de afuera del área y Pol Fernández fue el que tuvo la más clara exigiendo a Chiarini en dos ocasiones. A los 25 minutos fue expulsado Victorio Ramis por una dura falta sobre el arquero local y, a partir de ahí, el Expreso buscó rearmarse para encarar el resto del encuentro. Sin más que destacar, llegó el descanso: 0-0.

En el inicio del complemento avisó Tigre con un remate de Matías Pérez García que desvió al tiro de esquina muy atento Leonardo Burián. Pero más allá de ese remate, no pasó nada y nunca volvió a llegar con claridad la visita.

La pelota fue de Godoy Cruz que, con la posesión, pudo aprovechar la precisión en los pases y explotarla al máximo. El centro de Pol a la cabeza del Morro cuando iban 8 minutos del segundo tiempo, fue una muestra de ello. El delantero uruguayo le dijo que sí con la cabeza a ser el máximo goleador de la Superliga y marcó el 1-0. Desde ahí en adelante, fue todo del local que nunca sufrió el hombre de menos.

Un rival muy debilitado en lo anímico fue lo que tuvo enfrente. Tigre nunca supo que hacer con la pelota y no pudo aprovechar su ventaja numérica. Así, con el transcurrir de los minutos, el Expreso se lució y demostró por qué terminó en los puestos de arriba. La jerarquía del equipo de Dabove fue mucho para el visitante.

Sobre el cierre, buena subida por izquierda de Fabrizio Angileri que derivó en un centro que no pudo rematar el Morro, pero Ángel González aprovechó la asistencia de Luciano Abecasis que centró el desvío de Chiarini y puso el 2-0.

El final, fue todo fiesta. Salieron ovacionados el delantero uruguayo y Jalil Elías, de gran rendmiento este semestre, y se produjo el debut oficial en Primera División de uno de los nuestros: Valentín Burgoa. Final, 2-0. Fiesta y a descansar para pensar en lo que se vendrá desde agosto.

¡Gracias jugadores y cuerpo técnico!

Foto de portada: Orlando Pelichotti – Diario Los Andes

Similar Posts