En el comienzo del partido Godoy Cruz salió a la cancha decidido con una escapada de Garro que derivó en un tiro de esquina apenas en el primer minuto de juego. Aunque luego se fue diluyendo a medida que Temperley empujaba (sin incomodar a Leonardo Burián) debido a la necesidad de los tres puntos para seguir en la categoría.

El mediocampo tombino no tenia la dinámica que presento el domingo pasado. Se lo vio algo impreciso en los pases y le costaba superar el bloqueo en los circuitos de juego impuestos por el rival. Pasada ya la mitad del primer tiempo comenzó a mejorar con Guillermo Fernández como protagonista y, tras el gol de Agustín Verdugo, Godoy Cruz se afianzó en la cancha y comenzó a mostrar el juego que lo caracteriza.

En el complemento se mostró esa mejoría sostenida durante los primeros 20 minutos. Allí, Temperley mostró todas sus falencias y, lanzado al ataque por necesidad, mostró muchos espacios que supieron aprovechar muy bien los delanteros del ‘Tomba’. Justamente, en uno de esos avances, Diego Viera agarró la lanza y pasó a la ofensiva para asistir a Juan Fernando Garro que se la dejó servida al ‘Morro’ que, tras gesto técnico imperdible, metió el 2-0.

No tardó mucho en aumentar a 3-0 la diferencia con otro gran movimiento del mejor de la cancha, Santiago García.

Con el partido definido y ya sin necesidad de arriesgar Godoy Cruz desacelero, los laterales ya no pasaban seguido al ataque y (sin entregar en ningún momento el balón) no ocasiono peligro por merito propio, sino por las falencias defensivas de un equipo descendido.

El ‘Expreso’ ganó un partido en el que más que juego, había que mostrar otras cualidades. Lo hizo y ya tiene, seis victorias consecutivas, le mete presión a Boca porque quedó a cuatro de la cima y se acomoda en su objetivo de clasificar a la próxima edición de la Copa Libertadores.

Foto de portada: Delfo Rodríguez – Diario Clarín

Similar Posts