Godoy Cruz ayer consiguió su primer punto y sus primeros goles de visitante al empatar 2-2 con Sarmiento de Junín. Claramente el Expreso mereció más y vamos a analizar su rendimiento en la siguiente nota.

El primer tiempo, mostró en los minutos iniciales, a un Sarmiento decidido a buscar la victoria. El kiwi tomó la iniciativa y pudo romper el cero, pero ahí estaba Rodrigo Rey para despejar el peligro e impedir un golpe duro por parte del equipo de Jorge Burruchaga en los primeros momentos del encuentro. De a poco, el Bodeguero se fue acomodando en la cancha e iba a abrir el marcador a los 17 minutos. Tras una buena jugada, Nicolás Sánchez hacía valer la ley del ex y ponía en ventaja al conjunto mendocino. Sin embargo, la alegría le iba a durar poco al Tomba. Tras un tiro libre indirecto producto de un pase de Alvarado a Rey, el ex Godoy Cruz, Guillermo Cosaro, decretaba el empate a los 23 minutos de la parte inicial.

A partir de allí, el Expreso jugó un buen partido, en donde contó con muchas chances para aumentar el marcador, pero las desperdició. Quizá este es el déficit del Bodeguero en el certamen: la efectividad. El equipo tiene muchas situaciones por partido y no las aprovecha, y muchas veces eso le cuesta caro porque no puede cerrar el pleito y sufre hasta el final. Y fue de esta forma que a los 32 minutos, luego de una distracción del fondo Tombino, Leandro Díaz la mandaba a guardar y le daba una victoria parcial inmerecida para el Kiwi, que no había hecho demasiado para dar vuelta el resultado.

Apenas recibió el gol, Sebastián Méndez puso todo lo que tenía para igualar las acciones. Adentro Javier Correa y Santiago García para romper con el maldito karma que poseía el Tomba de no poder obtener puntos fuera de casa. Y vaya si le dio resultado. 5 minutos antes del final, Benítez escapó por la banda, se metió en el área y le cometieron penal. Y fue el “Morro” García el encargado de patearlo. Con una ejecución exquisita, el uruguayo sentenciaba el 2-2 definitivo. Sobre el final, expulsaron a Facundo Silva por una simulación (según Baliño) en el área rival.

Godoy Cruz vuelve a Mendoza con bronca, porque sabe que hizo más que Sarmiento para llevarse la victoria. Lo positivo es que el Bodeguero pudo romper esa maldición de no conseguir puntos fuera de casa. Veremos en el futuro si el punto fue valioso o no.

Foto de portada: Fotoreporter

Similar Posts