Pasados por agua en la tarde de Buenos Aires, el fútbol brilló por su ausencia. Un empate y gracias para Godoy Cruz en su expedición a La Paternal. Muy poquito de ambos conjuntos y preocupante el nivel de juego del Tomba.

No se jugó bien y se notó. Quizás los primeros minutos podían ilusionar a más de uno por la intensidad que se demostraba, pero quedó en eso. El viento que corrió en el Diego Armando Maradona se lo llevó al poco fútbol y trajo el agua que estuvo presente casi todo el encuentro.

Un partido muy físico y con disputa permanente del balón hizo que Godoy Cruz no se sienta cómodo ni pueda desplegar su juego. La férrea marca a los volantes internos Bodegueros, encargados de la generación de juego, anuló cualquier ocasión de gol posible y el Morro quedó aislado a los pocos pelotazos que le llegaban. Pocos, claro está, porque la pelota se frenaba antes de llegar donde estaba debido al clima.

En los primeros 46 minutos la más clara fue de Argentinos. Tiro libre de Leonardo Pisculichi que Roberto Ramírez evitó mandando al tiro de esquina. De todas formas, 0-0 al descanso.

En el complemento parecía que la historia sería diferente, pero la posesión siguió repartida y las más claras fueron para el conjunto de La Paternal que, de manera inexplicable, no se puso en ventaja con un remate de MacAllister que se fue apenas desviado. En el Expreso ingresó muy bien Diego Sosa y, de lo poco, que jugó se vio un Osmar Leguizamón que no desentonó y, con el correr de los partidos, puede ser buena compañía del uruguayo García.

Final, 0-0 y a pensar en Newell’s Old Boys de Rosario el próximo lunes 27 desde las 19 horas.

Foto de portada: Club Godoy Cruz – Oficial

Similar Posts