Desconcertado y descontrolado. Estas dos palabras resumen a la perfección la paliza futbolística que le propinó esta noche San Lorenzo a Godoy Cruz, que no puede encontrar regularidad en su juego. Por su parte, el azulgrana sigue en un nivel altísimo de juego y avanzó a cuartos de final de la Copa Argentina.

El partido comenzaba con dos equipos muy predispuestos a jugar y atacar, pero con estilos muy diferentes: El Tomba apostaba a la tenencia de pelota, mientras que las transiciones rápidas era la gran apuesta de los Cuervos. Y vaya si le salió a la perfección.

Cada contra del Ciclón era una puñalada para la defensa Bodeguera y fue a los 12 minutos cuando Facundo Cobos quiso salir a cortar lejos del área, le ganaron la espalda y en una majestuosa serie de toques San Lorenzo ponía el 1-0. El Expreso, a pesar del gol tempranero, no perdía la paciencia y seguía tocando, aunque la secuencia de pases ocurría lejos del área y el conjunto de Méndez no creaba peligro.

El segundo mazazo no tardó en llegar. A los 22′, los de Boedo abrieron muy bien la cancha, Cauteruccio cedió para Blanco, que sólo tuvo que empujar ante la mirada pasiva de Alvarado y Viera. 2 a 0 merecido a esa altura del encuentro. Pero la reacción de Godoy Cruz fue rápida y al siguiente minuto, luego de sacar del medio y tras un pase “bochinesco” del monito Silva, Ángel González decretaba el 2-1 y ponía en partido a los dirigidos por Sebastían Méndez. Sin embargo, el Tomba no lograba hacer pie en la cancha, principalmente porque el pressing en 3/4 de cancha propuesto por el DT tombino no funcionó en ningún momento. El conjunto de Aguirre tuvo varias chances (la más clara en los pies de Blandi) para ampliar el marcador, pero no se le dio. Finalizaba el primer tiempo, ideal para que el equipo mendocino se replanteara el partido.

El segundo acto fue una radiografía del primero. El Bodeguero buscaba paciente llegar al arco de Torrico y el Cuervo llegaba frecuentemente a posiciones de gol, gracias a las facilidades que daba su rival en defensa. Y fue así que a los 11′ del complemento, después de un gran centro de Emmanuel Más, Belluschi anticipó a Cobos (de flojo partido) y sentenciaba el 3-1 final. A partir de allí Méndez pateó el tablero y mandó a Correa y Ayoví, pero los cambios no dieron fruto. A los 31 minutos, Diego Viera se fue expulsado por talar a Beluschi cuando quedaba mano a mano con Rodrigo Rey. Y a los 38′ quien vio la roja a raíz de una irresponsabilidad fue Jaime Ayoví, que le pegó un patadón sin motivos a Ortigoza y se tuvo que ir temprano a las duchas. Godoy Cruz terminó el partido como pudo, con 9 hombres en el terreno de juego e intentando agredir a algún jugador Azulgrana si la ocasión se lo permitiese.

El Tomba volvió a perder por goleada, jugó pésimo, quedó eliminado del torneo federal, se fue goleado de la fortaleza y por ahora está muy lejos de ser aquel gran equipo que vislumbró a todos a principio de año. Y sí, lo pasó un Ciclón por encima.

Foto: Télam

Similar Posts