En De un Rincón Bodeguero, no nos quedamos solamente con la victoria y vamos más allá. Aquellas cosas a destacar del triunfo contra Huracán del viernes y eso que hay que marcar para mejorar, a continuación.

  • Un relojito suizo…

Godoy Cruz tuvo una primera mitad excelente en el debut contra Huracán. Jugó con pelota al piso, esperaba a sus laterales en cada ataque. Si perdía la pelota, todos los jugadores se comprometían con la defensa y la presión, desde Maximiliano Sigales y Juan Fernando Garro hasta los cuatro defensores de abajo. Un relojito suizo que mostró indicios de seguir con esa idea que vimos con muy buenos resultados el campeonato pasado.

  • …que se quedó sin pilas.

La segunda parte fue todo lo contrario. Godoy Cruz perdió la pelota y nunca pudo volver a recuperarla para proponer su juego. El desgaste físico de la primera etapa pasó factura quizás y por eso no era la misma la intensidad en la presión que dejó crecer al rival. Saber regular las fuerzas parece ser el desafío.

  • Arquero para rato.

Así como bien lo describe la nota (ver “No le pesó para nada”), Roberto Ramírez tuvo un debut que lo llevó a coronarse como la figura del encuentro para este sitio contra Huracán. El respaldo que le dio el titular y capitán, Rodrigo Rey, desde el momento en que se conoció la noticia que iba a jugar este partido fue fundamental y también es para destacar.

  • Goles bajo el brazo.

Los uruguayos suelen tener fama de andar “con el termo bajo el brazo” por su costumbre de tomar mate constantemente. El caso de Maximiliano Sigales parece ser uno diferente (porque si bien respeta sus costumbres) en el debut se despachó con un gol que nos dio el triunfo y le permite a él ganar confianza de cara al resto del torneo. Junto al Morro García, los dos charrúas quizás este torneo estén con la mira fina para inflar las redes.

  • Vamos los pibes.

Ganar, siempre es motivo de satisfacción o relajación quizás para poder trabajar con mayor tranquilidad durante la semana pero, hay que destacar que fue hasta emocionante ver tantos pibes del club en la cancha. Arrancaron Robert Ramírez, Juan Andrada, Andy Henríquez y Juanfi Garro y, como si fuera poco, los tres cambios fueron jugadores de la casa: Ángel González, Ezequiel Bonacorso y Fabrizio Angileri. De a poco se va dando algo que hasta hace algunos años quizás, era muy complicado que suceda.

Foto de portada: Marcelo Rolland (Diario Los Andes)

Similar Posts