Llegamos al primer tercio de campeonato ya disputado y en De un Rincón Bodeguero nos queremos centrar en aquellos aspectos que han hecho que Godoy Cruz esté donde está en la tabla de posiciones, con sus virtudes y sus puntos a pulir en lo que queda de camino. La primera entrega, a continuación.

  • Imbatible en casa…

Godoy Cruz sin dudas es el equipo con mejor rendimiento de local en lo que va de este Torneo Independencia 16/17. Además de no perder ningún partido (hace 9 partidos que está invicto en esta condición), ganó cinco de los encuentros que jugó y solo empató contra Boca Juniors porque la pelota del final de Pol Fernández se fue por arriba del travesaño, sino también lo ganaba. A esto se le suma que sólo recibió 4 goles en total (Boca, Unión, Aldosivi y Tigre) y rescató dos vallas invictas (Belgrano y Huracán) y, como si fuera poco convirtió 11 goles (todos los del campeonato) en esta condición. Esa fortaleza es la que le permite estar con 16 unidades en la tabla de posiciones.

  • …invitado de lujo

A todo lo bueno que destacamos en el párrafo anterior, le tenemos que contraponer en la balanza todo lo negativo que tiene de visitante. No convirtió goles, perdió todos los partidos y, hasta en ocasiones se vio superado por el rival (Olimpo lo bailó en Bahía Blanca y Lanús con un contundente 0-3). Además, en ninguno de los encuentros fuera de Mendoza pudo imponer su juego de posesión de pelota y presión alta, algo fundamental en el esquema de Sebastián Méndez. Ahora, tiene una buena oportunidad de arrancar mejor este segundo tercio contra Sarmiento en Junín, un rival que le complicó la vida el torneo pasado con un 0-0 donde no dejó jugar al Bodeguero.

El equipo se retira del terreno de juego cabizbajo. Foto: Fotoreporter.
El equipo se retira del terreno de juego cabizbajo. Foto: Fotoreporter.
  • Problemas por la izquierda

Nos centramos también en una falencia con la que cuenta el plantel en este momento y, que con el devenir de los partidos, se fue mostrando más todavía. Nos referímos al lateral izquierdo de la defensa donde, en el arranque del torneo, Marcelo Benítez tuvo serios inconvenientes en adaptarse y, cuando más o menos se estableció se lesionó lo que le dejó a Facundo Cobos la chance de impresionar y ganarse el puesto pero el juvenil tampoco logró afianzarse, aunque hay que tener en cuenta que le tocaron los rivales más complicados para ese sector como fueron Lanús y San Lorenzo (este último por Copa Argentina). Ahora, parece que el Chelo Benítez, desde su retorno, pudo ganar confianza allí y parece establecerse (tuvo un gran rendimiento contra Aldosivi hasta llegando a asistir a Ayoví en un gol). Deberá ahora ser regular en sus performances para lograr un mejor rendimiento colectivo.

Ayoví grita su gol contra Tigre, el segundo del partido y su quinto consecutivo de local. Foto: Club Godoy Cruz
Ayoví grita su gol contra Tigre, el segundo del partido y su quinto consecutivo de local. Foto: Club Godoy Cruz
  • Yoya on fire

Si bien el rendimiento de todo el equipo en Mendoza es muy bueno (más en los últimos partidos), en el fútbol se sabe que, a fin de cuentas, la diferencia la marcan los goles y el Expreso tiene a un hombre que está encendido cuando se trata de redes rivales. Jaime Ayoví, el ecuatoriano, marcó seis de los 11 goles del Bodeguero esta campaña y sus tantos ayudaron o a abrir partidos cerrados (Belgrano) o directamente para ganarlos (triplete a Aldosivi). El nivel que consiguió en el club, le valió dos convocatorias para las últimas fechas FIFA con su Ecuador.

  • Fiebre amarilla

El Expreso este torneo está destacando por ser un equipo indisciplinado y eso, puede ser contraproducente para un técnico que pretende jugar con la pelota al piso y apela a la buena técnica de sus jugadores para ello. El equipo recibió 30 tarjetas amarillas en estos 10 partidos y dos rojas (Luciano Abecasis contra Lanús por doble amarilla y Gastón Giménez en Bahía Blanca contra Olimpo). Tiene “en capilla” con cuatro amonestaciones a tres jugadores claves y/o en puestos con poco recambio. En esta situación se encuentran Pablo Alvarado, Maximiliano Correa y Marcelo Benítez, siendo los primeros dos, los más expuestos a llegar a una quinta amarilla por la función que cumplen en el equipo con vocación ofensiva.

La continuación, leela en la parte 2, haciendo click acá

Similar Posts