No, no lo estás soñando. Para nada, al contrario, estás bien despierto y solo sabes que estás despierto. Estas acá leyendo esto, porque como vos, yo tampoco lo puedo creer y no caigo todavía en que hay que ir planificando los viajes por el continente otra vez.

Si, leíste bien y yo también escribí bien. Viajes por el continente nos esperan desde febrero. ¿Hace cuánto que querías leer eso? Si, somos de América de nuevo. Si, volvimos después de algunos años a la máxima competición de clubes a nivel continental.

Esas lágrimas de impotencia y bronca que teníamos en nuestros rostros aquel fatídico 22 de mayo en donde nos quedamos tan cerca, o esas que se iban por nuestro rostro como la ilusión de tener un lugar seguro en este torneo una semana después en Córdoba, cuando caíamos derrotados contra Estudiantes de La Plata, hoy se transforman en lágrimas de emoción y alegría porque volvimos después de 5 años.

Porque la película que vivimos hace algunos meses, no podía terminar tan mal, era injusto. Porque tanto sacrificio, tanto trabajo, tanta ilusión no podía irse así como si nada, era inmerecido para el cuerpo técnico y para un grupo de jugadores que tanto trabajó y que se esmeró en darle una alegría a la gente.

Las vueltas de la vida quisieron que sea hoy, que llegara. Y aquí estamos, delirando en nuestra locura, gozando de esta divina enfermedad llamada Godoy Cruz que nos hará volver a inflar el pecho de orgullo.

Chapeau, Sebastián Méndez y jugadores, entraron en la historia. GODOY CRUZ ANTONIO TOMBA DE MENDOZA, ES DE AMÉRICA (otra vez…)

Foto de portada: Diario Los Andes

Similar Posts