95 años. 95 años de un sinfín de emociones, de sentimientos, de vivencias. De ilusiones y desilusiones. De amores y desamores. De tocar el cielo con las manos y de meter las manos en el barro para salir de momentos duros. De tantas cosas que uno podría numerar día a día pero que sin embargo no tendrían el mismo efecto del que tienen.

Porque 95 años pasaron de aquella mañana en que, en el Bar Victoria, Romero Garay (primer presidente de la institución); José V. Brizuela; Ramón Bernet; Adriano Urbisaglia; Antonio Balart; Pedro Tagarelli; Pedro Fluixá; Aldo Testaseca, decidieron jugársela y probar con armar un club de fútbol cuya esencia los identificara.

Y así, de a poco, consiguiendo las pelotas; los sellos; las redes y el hasta el terreno para la primera cancha, el club fue creciendo, hasta el 1º de noviembre de 1923 cuando inauguró su cancha de Las Heras y Castelli con un 4-4 contra Palmira. Esa cancha que vio destellar a uno de los primeros cracks de la Bodega, Constantino Urbieta Sosa, nada más y nada menos que el único jugador que jugó un Mundial (Italia 1934 para la selección argentina) estando al mismo tiempo en Godoy Cruz. Con él en cancha, por el buen juego que demostraba y desplegaba el incipiente equipo mendocino, además del característico amor propio, garra y entrega. Nacía así el apodo del “Expreso” que iba a quedar para siempre.

Constantino Urbieta Sosa (quinto de izquierda a derecha arriba), representando a Argentina en Italia 1934.
Constantino Urbieta Sosa (quinto de izquierda a derecha arriba), representando a Argentina en Italia 1934.

Sin embargo, no fue hasta el 8 de octubre de 1944 que no pudo gritar campeón el Bodeguero, cuando empató contra Nacional Vélez Sarsfield Pacífico (hoy Argentino) en un gol (el tanto lo marcó el histórico goleador del club, Domingo Godoy) pero, la diferencia lo coronaba como el mejor de Mendoza, lo que le permitió participar en su primer torneo nacional, la Copa de la República 1944, que lo vio avanzar al Expreso hasta la tercera ronda donde cayó por 3-2 contra Talleres de Córdoba.

El equipo campeón de Liga Mendocina en 1944
El equipo campeón de Liga Mendocina en 1944

Al título del 44, se le sumaron el de 1947 y la década dorada del bodeguero, los ’50. Con los goles del Negro Godoy como bandera y actuaciones destacadas año a año de Orlando Cipolla, Raúl Frigolé, entre otros, el Expreso parecía ser literal por su paso arrollador. Ganó el campeonato de Liga Mendocina de Fútbol en 1950, 1951 y en 1954. Y comenzaba a llamar la atención en el resto del país y hasta del continente, ¡si hasta el mismísimo Santos de Pelé quiso jugar contra nuestro humilde Godoy Cruz! Y le dimos el gusto, pero antes nos lo dimos nosotros…

Plantel de 1955
Plantel de 1955

Porque si, el 3 de octubre de 1959 tras 6 años y meses de construcción, quedó oficialmente inaugurado el nuevo estadio de Godoy Cruz, el Feliciano Gambarte, llamado así (recién en 1986) en honor al expresidente del club y dirigente por muchos años que, entre otras cosas, fue el “responsable” de los colores y el diseño que tenemos de camisetas debido a que lo propuso en reunión de comisión directiva allá por 1923.

Ahora, con casa “nueva”, fue el 1º de marzo de 1964 en el Feliciano Gambarte (llamado Estadio Nuevo entonces), donde el conjunto brasilero se impuso por 3-2 al elenco bodeguero (que contó con algunos jugadores de otros equipos de Liga Mendocina, como Victor Antonio Legrotaglie -jugador de Gimnasia y Esgrima-). Aquella tarde Godoy Cruz formó con: Juan Filizzola, Atilio Marchiori, Hugo Sitta, Juan Carlos Díaz, Tito Torres, Jorge Entrerríos, Patricio Jofré, José Maria Feijoo, Víctor Legrotaglie, Lisboa, Osvaldo Aliendro y Juan Fernández. Fue una tarde histórica para el equipo, el club y el fútbol mendocino.

Afiche promocional del encuentro entre el Tomba y el Santos de Pelé
Afiche promocional del encuentro entre el Tomba y el Santos de Pelé

El siguiente campeonato de nuestro Tomba llegó en 1968 y un torneo inventado para clasificar al Nacional 1969, le privó al Expreso disputar aquel torneo, sueño que se vio postergado hasta 1974 (previo título de LMF en el primer cuatrimestre del año). El paso por torneos de AFA fue sin pena ni gloria, el Tomba quedó último en su zona C y vuelta a pelear la oportunidad en casa.

Un largo camino de 21 años fue lo que tuvo que transitar Godoy Cruz entre aquella coronación de 1968 y la que le siguió en 1989. Aquella noche, el Bodeguero derrotó al equipo del parque (que no es Gimnasia) por penales (Sandro De Lucca, el arquero contuvo dos remates) y rompió la sequía que lo condenaba. Los 11 de aquella noche fueron De Lucca, Villalobos, Zapata, Almeida, Maldonado, Payero, López, Yánez, Pereyra, Vargas y Cepeda. La alegría seguiría un año después al conseguir el bicampeonato contra Huracán Las Heras en un Malvinas Argentinas repleto (el encuentro es la recaudación récord de la historia de la Liga Mendocina) y allí los responsables fueron Claudio Manchado, Sergio Lolich, Rafael Iglesias, Antonio Ciriaco Zapata, César Altamirano, Luis López, Néstor Suárez, Cristian Vargaz, David Dayne, Rubén Maldonado, Mario Yánez, Diego Ferro, Gustavo Navarro, Marcelo Marcucci, Oscar Pereyra, Osvaldo Almeida, Alejandro Abaurre. Francisco Manuel Ontiveros fue el director técnico de aquel elenco que clasificó al torneo Regional 1990/91 y comenzaba a vislumbrar lo que vendría luego.

Similar Posts